Página principal

Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de NOAA

La cartera de investigación del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico abarca estudios oceánicos, costeros y atmosféricos para preparar a la Nación ante los cambios provocados por el tiempo, el clima y las presiones sobre los ecosistemas marinos.

Mejorando el pronóstico de huracanes

Volamos hacia las tormentas para observar directamente los procesos que producen los cambios de intensidad, empleamos nuevas tecnologías como planeadores oceánicos y aviones no tripulados para observar donde los humanos no pueden ir de forma segura, e incluimos estas observaciones en nuestros modelos de huracanes, como el modelo de Pronóstico de Investigación Meteorológica de Huracanes (HWRF) para ayudar a la NOAA a proporcionar los mejores pronósticos posibles.

Identificación de soluciones para los ecosistemas costeros

AOML adopta un enfoque basado en el ecosistema para describir cómo el entorno físico, químico y humano está conectado e influencia a las especies marinas. Consideramos impactos y relaciones con sistemas costeros tales como arrecifes de coral, y poblaciones de peces de importancia económica manejados por NOAA y colaboradores, de modo que se pueda gestionar mejor los recursos.

Comprendiendo el ciclo global del carbono

AOML trabaja con nuestros socios para describir el papel del océano en el ciclo global del carbono. Usando barcos de oportunidad, monitoreamos el carbono mientras se mueve entre el océano y la atmósfera. También observamos el impacto de las crecientes cantidades de carbono en el océano, causante de la acidificación del océano.

Comprensión del papel del océano en el clima y el tiempo

AOML aprovecha los datos de sus sistemas de observación de los océanos para examinar patrones de cambio en propiedades oceánicas y cómo estos patrones de cambio pueden explicar, e incluso predecir, fenómenos meteorológicos severos como los huracanes. También estudiamos cómo el océano puede influir en patrones estacionales, tales como temperaturas extremas y sequía.

Mantenimiento de los sistemas de observación de los océanos

AOML diseña, optimiza y mantiene sistemas clave de observación de los océanos con socios mundiales para vigilar las corrientes oceánicas y otras propiedades. Estudiamos la forma en que los cambios oceánicos afectan al clima y a los ecosistemas marinos y nos basamos en el estado actual de los conocimientos manteniendo valiosos conjuntos de datos de largo plazo sobre los cambios oceánicos a lo largo del tiempo para mejorar las predicciones del sistema terrestre.

Avanzando en el modelado ambiental

El uso de ordenadores en la simulacion del mundo natural ayuda a informar, a tomar decisiones y a salvar vidas. Trabajamos estrechamente con las autoridades federales y las comunidades académicas e internacionales para perfeccionar los modelos de pronósticos de huracanes, para informar sobre inversiones económicas sólidas en los sistemas de observación y en comprender el impacto de las decisiones de gestión de los recursos.

Noticias recientes

El 9 de mayo, un equipo de científicos a bordo del buque Ronald H. Brown de la NOAA llegó a su destino final en Reikiavik, Islandia, tras 55 días en el mar. El equipo de 50 científicos y 28 miembros de la tripulación siguió una ruta a través del Atlántico Norte, desde Brasil hasta Islandia, conocida como el transecto A16N, y completó con éxito 150 estaciones, recogiendo más de 3.000 muestras desde la superficie del Atlántico hasta el fondo marino, proporcionando a los científicos una instantánea holística de la cuenca del Océano Atlántico.
Cincuenta y cinco días en el mar: Recogida de datos oceanográficos de Brasil a Islandia

El 9 de mayo, un equipo de científicos a bordo del buque Ronald H. Brown de la NOAA llegó a su destino final en Reikiavik, Islandia, tras 55 días en el mar. El equipo de 50 científicos y 28 miembros de la tripulación siguió una ruta a través del Atlántico Norte, desde Brasil hasta Islandia, conocida como el transecto A16N, y completó con éxito 150 estaciones, recogiendo más de 3.000 muestras desde la superficie del Atlántico hasta el fondo marino, proporcionando a los científicos una instantánea holística de la cuenca del Océano Atlántico.

Leer más noticias

Se ha publicado un nuevo conjunto de datos sobre la química y la descarga fluvial en las costas de Estados Unidos. Una reciente publicación realizada por científicos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML), el Instituto del Golfo Norte (NGI) y el Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos (GFDL) de la NOAA proporciona un conjunto de datos sobre la química y el caudal de 140 ríos estadounidenses situados a lo largo de las costas occidental, oriental y del Golfo de México, basado en registros históricos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos. Este conjunto de datos será muy útil para la modelización biogeoquímica oceánica regional y los estudios sobre la química del carbono. 
Científicos de la NOAA publican un nuevo conjunto de datos sobre la química y el caudal de los ríos de EE.UU.
Investigadores, pilotos y tripulación de la NOAA con sus trajes de vuelo azules frente a un avión Hurricane Hunter G-IV de la NOAA.
Cinco formas en que la investigación de la NOAA mejora las previsiones de huracanes
Oficiales del Cuerpo NOAA en el puente del buque NOAA, Nancy Foster, navegando mar adentro.
El 22 de mayo es el 106 cumpleaños del Cuerpo de Oficiales Comisionados de la NOAA.
Tripulación del P-3 delante del avión.
Un día en la vida de un cazador de huracanes de la NOAA
Se ha publicado un nuevo conjunto de datos sobre la química y la descarga fluvial en las costas de Estados Unidos. Una reciente publicación realizada por científicos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML), el Instituto del Golfo Norte (NGI) y el Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos (GFDL) de la NOAA proporciona un conjunto de datos sobre la química y el caudal de 140 ríos estadounidenses situados a lo largo de las costas occidental, oriental y del Golfo de México, basado en registros históricos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos. Este conjunto de datos será muy útil para la modelización biogeoquímica oceánica regional y los estudios sobre la química del carbono. 
Investigadores, pilotos y tripulación de la NOAA con sus trajes de vuelo azules frente a un avión Hurricane Hunter G-IV de la NOAA.
Oficiales del Cuerpo NOAA en el puente del buque NOAA, Nancy Foster, navegando mar adentro.
Tripulación del P-3 delante del avión.
Una gran cantidad de algas marinas de color naranja/marrón (sargazo) aparecieron en la costa.
Una colonia de coral cerebro (Pseudodiplora clivosa) muestra una notable resistencia en la zona intermareal de una costa artificial en el Puerto de Miami, con el horizonte del centro de Miami al fondo.
Foto de Sargassum flotando en aguas abiertas. Crédito de la foto: Crédito: NOAA Teacher at Sea Program, NOAA Ship OREGON II Blue economy.
Las piezas de coral cuelgan de un árbol vivero de coral submarino como ropa en un tendedero con hermosas aguas azules de fondo.
Un estudio reciente realizado por científicos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML) de la NOAA en colaboración con socios de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas, Atmosféricas y de la Tierra de la Universidad de Miami utilizó un enfoque de modelización numérica para investigar el impacto del campo de remolinos en el Mar Caribe sobre las predicciones de la Corriente de Lazo aguas abajo en el Golfo de México. Descubrieron que la actividad de los remolinos en el Mar Caribe es crucial para la predicción precisa del desprendimiento de remolinos por la Corriente del Lazo.
Vista de una puesta de sol, nubes y un ala de un avión Hurricane Hunter.
Científicos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML) de la NOAA han demostrado que la Circulación Meridional Global de Vuelco (GMOC), comúnmente conocida como la cinta transportadora oceánica mundial, ha cambiado significativamente en el Océano Austral desde mediados de la década de 1970, con un ensanchamiento y fortalecimiento de la célula superior de vuelco y una contracción y debilitamiento de la célula inferior. Estos cambios se atribuyen a la disminución de la capa de ozono en la estratosfera del hemisferio sur provocada por el hombre y al aumento del dióxido de carbono en la atmósfera. El estudio también muestra que los cambios en el Océano Austral avanzan lentamente hacia los océanos Atlántico Sur e Indo-Pacífico.
Un coral cerebro naranja con decoloración blanca son lesiones causadas por la enfermedad de pérdida de tejido del coral pétreo (SCTLD). La coloración marrón es indicativa de zonas no afectadas en la colonia enferma. La SCTLD es una enfermedad mortal del coral que está destruyendo los arrecifes de Florida y el Caribe.

Investigación sobre huracanes, clima, costas.

AVANZANDO Modelado ambiental

El uso de ordenadores en la simulacion del mundo natural ayuda a informar, a tomar decisiones y a salvar vidas. Trabajamos estrechamente con las autoridades federales y las comunidades académicas e internacionales para perfeccionar los modelos de pronósticos de huracanes, para informar sobre inversiones económicas sólidas en los sistemas de observación y en comprender el impacto de las decisiones de gestión de los recursos.

COMPRENSIÓN El ciclo mundial del carbono

AOML trabaja con nuestros socios para describir el papel del océano en el ciclo global del carbono. Usando barcos de oportunidad, monitoreamos el flujo de carbono mientras se mueve entre el océano y la atmósfera. También observamos el impacto de las cantidades crecientes de carbono en el océano, que causa la acidificación del océano.

MEJORANDO Pronósticos de huracanes

Volamos hacia las tormentas para observar directamente los procesos que conducen el cambio de intensidad, empleamos nuevas tecnologías como planeadores oceánicos y aviones no tripulados para observar donde los humanos no pueden ir de forma segura, y ponemos estas observaciones en nuestros modelos de huracanes, como el modelo de Pronóstico de Investigación Meteorológica de Huracanes (HWRF) para ayudar a la NOAA a proporcionar los mejores pronósticos posibles.

COMPRENDIENDO EL PAPEL DEL OCÉANO En el tiempo y el clima

AOML aprovecha los datos de sus sistemas de observación de los océanos para examinar patrones de cambio en propiedades oceánicas y cómo estos patrones de cambio pueden explicar, e incluso predecir, fenómenos meteorológicos severos como los huracanes. También estudiamos cómo el océano puede influir en patrones estacionales, tales como temperaturas extremas y sequía.

MANTENIMIENTO Sistemas de observación de los océanos

AOML diseña, optimiza y mantiene sistemas clave de observación de los océanos con socios mundiales para vigilar las corrientes oceánicas y otras propiedades. Estudiamos la forma en que los cambios oceánicos afectan al clima y a los ecosistemas marinos y nos basamos en el estado actual de los conocimientos manteniendo valiosos conjuntos de datos de largo plazo sobre los cambios oceánicos a lo largo del tiempo para mejorar las predicciones del sistema terrestre.

IDENTIFICANDO LAS SOLUCIONES Para los ecosistemas costeros

AOML adopta un enfoque basado en el ecosistema para describir cómo el entorno físico, químico y humano está conectado e influencia a las especies marinas. Consideramos impactos y relaciones con sistemas costeros tales como arrecifes de coral, y poblaciones de peces de importancia económica manejados por NOAA y colaboradores, de modo que se pueda gestionar mejor los recursos.

Nuestra investigación tiene un impacto

Proyecto: La vigilancia del océano mejora las previsiones meteorológicas

AOML desempeña un papel fundamental en recoleccion y mantenimiento sostenido de observaciones oceánicas que monitorean temperatura y salinidad mediante el uso de flotadores a la deriva, flotadores Argo, XBT, anclajes y otras plataformas.

Impacto: La adición de datos oceánicos directamente de debajo de una tormenta conduce a pronósticos más precisos de huracanes

Los datos de los planeadores oceánicos no tripulados mejoran nuestra comprensión del estado actual de los océanos y se utilizan para inicializar los modelos de huracanes. Los datos de los planeadores que pasaron bajo el huracán Gonzalo mejoraron el pronóstico de intensidad en una categoría de la escala Saffir Simpson.

Proyecto: Vigilancia de las poblaciones de peces deportivos de importancia comercial

AOML desarrolló un modelo de peces deportivos que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos adoptó para evaluar los impactos de la Restauración de Humedales (Everglades) en las poblaciones de peces deportivos del sur de Florida, las cuales son de gran importancia económica y ecológica.

Impacto: Empoderar Administradores para Evaluar Diferentes Escenarios y Planificar el Futuro

La mayoría de los peces deportivos del sur de Florida dependen de estuarios sanos con escorrentías naturales de agua dulce. El modelo muestra cómo la trucha de mar respondería a diferentes escenarios de manejo, dando a los administradores información valiosa para actuar.

Proyecto: Módulo Nido Móvil de Alta Resolución del HWRF

AOML desarrolló un nido móvil de alta resolución en el modelo regional de huracanes de la NOAA conocido como HWRF, aumentando la resolución sobre el entorno de la tormenta. Hacemos la transición operacional del modelo HWRF en asociación colaborativa con el Centro de Modelado Ambiental de la NOAA.

Impacto: La mayor precisión de los pronosticos informa mejor a las comunidades costeras

El modelo HWRF ha mejorado las previsiones de intensidad en 10-5 kts en el período crítico de toma de decisiones de 48-72 horas antes del aterrizaje. Esto permite a la gente tomar decisiones informadas para preparar a sus familias, hogares y comunidades.

La vigilancia del océano mejora las previsiones meteorológicas

AOML desempeña un papel fundamental en recoleccion y mantenimiento sostenido de observaciones oceánicas que monitorean temperatura y salinidad mediante el uso de flotadores a la deriva, flotadores Argo, XBT, anclajes y otras plataformas.

Impacto: La adición de datos oceánicos directamente de debajo de una tormenta conduce a pronósticos más precisos de huracanes

Los datos de los planeadores oceánicos no tripulados mejoran nuestra comprensión del estado actual de los océanos y se utilizan para inicializar los modelos de huracanes. Los datos de los planeadores que pasaron bajo el huracán Gonzalo mejoraron el pronóstico de intensidad en una categoría de la escala Saffir Simpson.

Vigilancia de las poblaciones de peces deportivos de importancia comercial

AOML desarrolló un modelo de peces deportivos que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos adoptó para evaluar los impactos de la Restauración de Humedales (Everglades) en las poblaciones de peces deportivos del sur de Florida, las cuales son de gran importancia económica y ecológica.

Impacto: Empoderar Administradores para Evaluar Diferentes Escenarios y Planificar el Futuro

La mayoría de los peces deportivos del sur de Florida dependen de estuarios sanos con escorrentías naturales de agua dulce. El modelo muestra cómo la trucha de mar respondería a diferentes escenarios de manejo, dando a los administradores información valiosa para actuar.

El Nido Móvil de Alta Resolución del HWRF

AOML desarrolló un nido móvil de alta resolución en el modelo regional de huracanes de la NOAA conocido como HWRF, aumentando la resolución sobre el entorno de la tormenta. Hacemos la transición del modelo HWRF a operaciones en asociación con el Centro de Modelado Ambiental de la NOAA.

Impacto: La mayor precisión de los pronosticos informa mejor a las comunidades costeras

El modelo HWRF ha mejorado las previsiones de intensidad en 10-5 kts en el período crítico de toma de decisiones de 48-72 horas antes del aterrizaje. Esto permite a la gente tomar decisiones informadas para preparar a sus familias, hogares y comunidades.

Preguntas frecuentes sobre el sargazo

¿Quiere saber más sobre la gran cantidad de algas Sargassum en el Océano Atlántico? Vea las preguntas y respuestas de la NOAA a continuación

¿Qué es el sargazo?

El sargazo es un tipo de alga parda flotante, comúnmente llamada "alga marina". Estas algas flotan en la superficie del mar, nunca se adhieren al fondo marino, y pueden agregarse para formar grandes esteras en mar abierto.

¿Está aumentando la cantidad de Sargassum en el Atlántico/Caribe?

Desde 2011, todos los años se han producido grandes acumulaciones de Sargassum en el mar Caribe, el golfo de México y el Atlántico tropical, pero la cantidad puede variar de un año a otro.

La presencia de Sargassum se da en grandes áreas desde el Atlántico tropical en el este, hasta el Golfo de México en el oeste, aproximadamente 5.000 kilómetros desde el Atlántico tropical oriental hasta el oeste de la costa mexicana en el Mar Caribe. En estas regiones, el sargazo no se extiende como un manto (o mancha) que cubra toda la superficie del océano. En su lugar, el Sargassum flota en parches que varían en tamaño desde unos pocos centímetros hasta cientos de metros. Algunos de estos parches llegan a las zonas costeras, incluidas playas, puertos e incluso sistemas de toma de agua potable. El área que cubren estos parches ha sido significativamente mayor en los últimos años que antes de 2011.

¿Qué investigaciones llevan a cabo actualmente el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la NOAA u otras partes de la NOAA sobre el sargazo?

Investigadores del AOML de la NOAA y del Servicio Nacional de Información y Datos Medioambientales por Satélite(NESDIS) de la NOAA, así como de la Universidad del Sur de Florida, elaboraron el Informe experimental sobre la inundación de s argazo (SIR) para ofrecer una visión general de la extensión del sargazo en el océano y del riesgo de que éste llegue a las aguas costeras, playas y litorales de las regiones del Caribe, el Golfo de México y el sureste de Florida.

La investigación llevada a cabo en el AOML en colaboración con la Universidad de Miami, la Universidad del Sur de Florida y LGL Ecological Research (TX) también está ayudando a identificar cómo se extiende el Sargassum por el Caribe, el Golfo de México y el Atlántico tropical, evaluando el papel de las corrientes oceánicas, los vientos y las olas en su movimiento. Este trabajo incluye experimentos de campo realizados para controlar la trayectoria real del Sargassum mediante dispositivos de seguimiento por satélite y traineras de superficie e imágenes por satélite, así como la representación física del Sargassum en simulaciones teóricas y numéricas. Al final de este documento figura una lista de manuscritos científicos derivados de esta investigación.

Además, una colaboración entre investigadores del AOML y Fearless Fund estudia cómo las algas marinas, incluido el Sargassum, eliminan de forma natural el dióxido de carbono de las aguas oceánicas y lo retienen en las algas. Este proyecto pretende ofrecer una solución de gestión a la inundación a gran escala de las playas, al tiempo que reutiliza el Sargassum.

Como parte del Programa Científico RESTORE de la NOAA, el Departamento de Pesca de la NOAA, la Universidad del Sur de Mississippi y la Universidad del Sur de Florida están evaluando el papel delSargassum como hábitat de cría de peces en el norte del Golfo de México. Este proyecto pretende comprender la relación entre la distribución y abundancia de Sargassum y su capacidad para servir de criadero de peces juveniles para especies de importancia recreativa y comercial. Los resultados se utilizarán para desarrollar una previsión que pueda informar a los gestores pesqueros de los cambios en el Sargassum y el reclutamiento de peces.

Científicos de la Universidad de Rhode Island y del Instituto Oceanográfico Woods Hole examinan las repercusiones sociales de las floraciones de sargazo en el Caribe en el marco de un estudio financiado por los Centros Nacionales de Ciencias Oceánicas Costeras de la NOAA. El proyecto, de tres años de duración, evalúa las repercusiones económicas, el bienestar humano y los comportamientos y percepciones individuales asociados a las floraciones, así como la amplia participación de los miembros de la comunidad y las partes interesadas pertinentes. Los resultados de este estudio ayudarán a los gestores costeros locales y regionales a gestionar la floración de sargazo y las actividades de mitigación.

Los Centros Nacionales para las Ciencias Oceánicas Costeras(NCCOS) de la NOAA están iniciando un nuevo estudio para detectar y analizar contaminantes químicos en las esteras de Sargassum de Puerto Rico, las Islas Vírgenes de EE.UU. y Florida. Los científicos buscarán en las muestras concentraciones de metales traza, sustancias orgánicas y perfluoroalquilos y polifluoroalquilos (PFAS), muchos de los cuales son muy persistentes. Esta investigación proporcionará a los gestores información esencial para gestionar, eliminar, reutilizar o reciclar con seguridad el sargazo en las jurisdicciones locales.

Más información:

Seguimiento del potencial de inundación por sargazo de las comunidades costeras - NOAA/AOML

En busca del sargazo: Nuevos datos sobre las invasiones costeras de sargazo - NOAA/AOML

¿Cuándo podríamos ver una inundación significativa de Sargassum en Florida debido a la gran estera en el Océano Atlántico (marzo de 2023)?

El movimiento, la extensión y la densidad del Sargassum son muy complejos: crece, se hunde y se desplaza en función de las corrientes oceánicas, los vientos y las olas. Por ello, a veces no es posible describir trayectorias de antemano, sino más bien una descripción general de cómo han cambiado la extensión y la densidad medias. Proyectar una trayectoria precisa del Sargassum es un reto y un área actual de intensa investigación. Por el momento, no es posible predecir el momento en que se producirá la varada de Sargassum.

Hay dos fuentes principales de Sargassum localizadas en el Golfo de México, una es local y alcanza su punto máximo en abril-mayo, y la segunda es el Mar Caribe que alcanza su punto máximo durante los meses de verano. Grandes cantidades de Sargassum se encuentran actualmente en el Mar Caribe, moviéndose hacia la Península de Yucatán, y esparciéndose a través del Golfo de México por la Corriente de Lazo.

La Corriente en Bucle fluye a través del Estrecho de Florida y frente a la costa este de Florida, donde se la conoce como Corriente de Florida, y desemboca en la Corriente del Golfo al dirigirse hacia el norte por la costa este de Estados Unidos. La fuerte Corriente en Bucle está transportando cantidades moderadas de Sargassum que anteriormente se encontraban en el Mar Caribe, con cantidades mayores potencialmente en camino. Parte del Sargassum en el Golfo de México también se originó localmente. Que el Sargassum llegue a la costa de Florida, incluidos los Cayos de Florida, dependerá en gran medida de las condiciones locales de viento, oleaje y marea. Dada la complejidad de su movimiento, crecimiento y descomposición, no es posible predecir el momento de la varada. Sin embargo, dado el tamaño y el número de las manchas actuales de Sargassum, existe una gran probabilidad de que el Sargassum transportado por la corriente de Florida pueda alcanzar la costa de Florida a pesar de las condiciones de viento y oleaje. A mediados de marzo de 2023, las observaciones por satélite indican que parte de este Sargassum ya ha alcanzado la costa norte de Cuba.

SIR Golfo de México (7-13 de marzo de 2023)SIR Mar Caribe (7-13 de marzo de 2023)

Mapas que muestran las manchas de Sargassum obtenidas a partir de imágenes de satélite y comunicadas semanalmente a través de los Informes de Inundación Experimental de Sargassum del AOML (enlace)

Parche de sargazo. GO- SHIP crucero 2023

Publicación destacada

Estado del clima en 2021

Blunden, J. y T. Boyer, Eds., 2022: "State of the Climate in 2021". Bull. Amer. Meteor. Soc., 1038), Si-S465, https://doi.org/10.1175/2022BAMSStateoftheClimate.1

En 2021, los principales gases de efecto invernadero liberados en la atmósfera de la Tierra siguieron aumentando. La concentración media anual de dióxido de carbono (CO2) fue de 414,7 ± 0,1 ppm, lo que supone un aumento de 2,6 ± 0,1 ppm con respecto a 2020, la quinta tasa de crecimiento más alta desde el inicio del registro instrumental en 1958. Esto hace que la concentración de CO2 sea, una vez más, la más alta del registro moderno y de los registros de núcleos de hielo que se remontan a 800.000 años. La tasa de crecimiento del metano (CH4) fue la más alta registrada y la tercera más alta del óxido nitroso (N2O), contribuyendo a nuevos niveles récord de concentración atmosférica de ambos gases....

El capítulo 3, "Océanos globales", ha sido coeditado por Rick Lumpkin, director de la División de Oceanografía Física del AOML, y Greg Johnson (NOAA). Los autores del AOML son Francis Bringas, Shenfu Dong, Gustavo Goni, Rick Lumpkin, Renellys Pérez, Claudia Schmid, Denis Volkov y Rik Wanninkhof. El capítulo 4 "Trópicos" fue editado por Howard Diamond (NOAA) y Carl Schreck (NC State), y los autores del AOML son Stanley Goldenberg, Gustavo Goni y Francis Bringas.

Descargar el informe completo.

Primera página del Informe sobre el estado del clima 2021
Primera página del Informe sobre el estado del clima 2021

Blunden, J. y T. Boyer, Eds., 2022: "State of the Climate in 2021". Bull. Amer. Meteor. Soc., 1038), Si-S465, https://doi.org/10.1175/2022BAMSStateoftheClimate.1

En 2021, los principales gases de efecto invernadero liberados en la atmósfera de la Tierra siguieron aumentando. La concentración media anual de dióxido de carbono (CO2) fue de 414,7 ± 0,1 ppm, lo que supone un aumento de 2,6 ± 0,1 ppm con respecto a 2020, la quinta tasa de crecimiento más alta desde el inicio del registro instrumental en 1958. Esto hace que la concentración de CO2 sea, una vez más, la más alta del registro moderno y de los registros de núcleos de hielo que se remontan a 800.000 años. La tasa de crecimiento del metano (CH4) fue la más alta registrada y la tercera más alta del óxido nitroso (N2O), contribuyendo a nuevos niveles récord de concentración atmosférica de ambos gases....

El capítulo 3, "Océanos globales", ha sido coeditado por Rick Lumpkin, director de la División de Oceanografía Física del AOML, y Greg Johnson (NOAA). Los autores del AOML son Francis Bringas, Shenfu Dong, Gustavo Goni, Rick Lumpkin, Renellys Pérez, Claudia Schmid, Denis Volkov y Rik Wanninkhof. El capítulo 4 "Trópicos" fue editado por Howard Diamond (NOAA) y Carl Schreck (NC State), y los autores del AOML son Stanley Goldenberg, Gustavo Goni y Francis Bringas.

Descargar el informe completo.

La colaboración de base de AOML y GFDL

Nuevas oportunidades en un entorno virtual

"Este es un gran punto de partida; le dio a la gente una lista de más de 10 temas con investigadores de ambos laboratorios trabajando en problemas similares. Ahora sabemos quién es una persona con la que podemos contactar, y que están interesados en colaborar porque dieron una charla en el taller".

-Renellys Pérez, Organizadora y Participante

Preguntas frecuentes sobre los huracanes

¿Por qué las armas nucleares no destruyen los huracanes?

La cantidad de energía que produce una tormenta supera con creces la energía producida por un arma nuclear. Además, el inconveniente de la lluvia radioactiva de una operación de este tipo superaría con creces los beneficios y podría incluso no alterar la tormenta.

Para más información , pulse aquí.

¿Cuánta energía se libera de un huracán?

La energía liberada por un huracán puede explicarse de dos maneras: la cantidad total de energía liberada por la condensación de las gotas de agua (calor latente), o la cantidad de energía cinética generada para mantener los fuertes vientos arremolinados de un huracán. La gran mayoría del calor latente liberado se utiliza para impulsar la convección de una tormenta, pero la energía total liberada por la condensación es 200 veces la capacidad de generación de electricidad en todo el mundo, o 6,0 x 1014 vatios por día. Si se mide la energía cinética total en su lugar, se obtiene alrededor de 1,5 x 1012 vatios por día, o ½ de la capacidad de generación eléctrica mundial. Parecería que aunque la energía eólica parece ser el proceso energético más obvio, es en realidad la liberación latente de calor lo que alimenta el impulso de un huracán.

Para más información , pulse aquí.

¿Qué causa los ciclones tropicales?

La atmósfera tropical suele ser inestable. La cantidad de energía acumulada en las capas inferiores a través de la evaporación del agua acaba superando cualquier capa estable. Esto permite que se formen cúmulos de tormentas eléctricas. Estos cúmulos se desplazan junto con los vientos dominantes como perturbaciones tropicales. En ocasiones, se desarrollan circulaciones ciclónicas dentro de estas perturbaciones. Estas circulaciones pueden amplificarse y la perturbación formará un ciclón tropical. Sólo un 10% de las perturbaciones se convierten en ciclones tropicales, por lo que las influencias a gran escala que inciden en dichas perturbaciones desempeñan un papel importante en la formación de los ciclones.

Para más información , pulse aquí.

¿Por qué los vientos de los ciclones tropicales suelen ser más fuertes en un lado?

Un huracán suele ser una espiral simétrica. Pero si se mueve hacia adelante, este movimiento hace que el campo de viento sea asimétrico. El lado de la espiral con vientos que soplan en la dirección del movimiento sumará la velocidad de avance a la velocidad del viento. El lado de la espiral con el viento que sopla en la dirección opuesta restará la velocidad de avance a la velocidad del viento.

Por ejemplo, un huracán con vientos de 90 mph que avanza a 10 mph tendría una velocidad de viento de 100 mph en el lado que avanza y 80 mph en el lado con vientos que soplan hacia atrás al movimiento.

Para más información , pulse aquí.

¿Cómo se nombran los huracanes?

Los nombres se asignan a los ciclones tropicales organizados cuando sus vientos superan las 39 mph (17,5 m/s, 34 nudos). Los nombres se extraen de una lista creada antes de la temporada por la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas. Cada cuenca de ciclones tropicales tiene su propia lista de nombres, que mantiene un Comité Regional de la OMM. Si se produce una tormenta especialmente dañina, el nombre de esa tormenta puede retirarse. Si una tormenta se desplaza a través de las cuencas, mantiene el nombre original. Sólo se le cambia el nombre si se disipa hasta convertirse en una perturbación tropical y luego se reforma.

Para más información , pulse aquí.