Página principal

Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de NOAA

Nuestra cartera de investigación abarca estudios oceánicos, costeros y atmosféricos para preparar a la nación de cambios forzados por variabilidad sinoptica, clima y presiones sobre ecosistemas marinos.

Mejorando el pronóstico de huracanes

Volamos hacia las tormentas para observar directamente los procesos que producen los cambios de intensidad, empleamos nuevas tecnologías como planeadores oceánicos y aviones no tripulados para observar donde los humanos no pueden ir de forma segura, e incluimos estas observaciones en nuestros modelos de huracanes, como el modelo de Pronóstico de Investigación Meteorológica de Huracanes (HWRF) para ayudar a la NOAA a proporcionar los mejores pronósticos posibles.

Identificación de soluciones para los ecosistemas costeros

AOML adopta un enfoque basado en el ecosistema para describir cómo el entorno físico, químico y humano está conectado e influencia a las especies marinas. Consideramos impactos y relaciones con sistemas costeros tales como arrecifes de coral, y poblaciones de peces de importancia económica manejados por NOAA y colaboradores, de modo que se pueda gestionar mejor los recursos.

Comprendiendo el ciclo global del carbono

AOML trabaja con nuestros socios para describir el papel del océano en el ciclo global del carbono. Usando barcos de oportunidad, monitoreamos el carbono mientras se mueve entre el océano y la atmósfera. También observamos el impacto de las crecientes cantidades de carbono en el océano, causante de la acidificación del océano.

Comprensión del papel del océano en el clima y el tiempo

AOML aprovecha los datos de sus sistemas de observación de los océanos para examinar patrones de cambio en propiedades oceánicas y cómo estos patrones de cambio pueden explicar, e incluso predecir, fenómenos meteorológicos severos como los huracanes. También estudiamos cómo el océano puede influir en patrones estacionales, tales como temperaturas extremas y sequía.

Mantenimiento de los sistemas de observación de los océanos

AOML diseña, optimiza y mantiene sistemas clave de observación de los océanos con socios mundiales para vigilar las corrientes oceánicas y otras propiedades. Estudiamos la forma en que los cambios oceánicos afectan al clima y a los ecosistemas marinos y nos basamos en el estado actual de los conocimientos manteniendo valiosos conjuntos de datos de largo plazo sobre los cambios oceánicos a lo largo del tiempo para mejorar las predicciones del sistema terrestre.

Avanzando en el modelado ambiental

El uso de ordenadores en la simulacion del mundo natural ayuda a informar, a tomar decisiones y a salvar vidas. Trabajamos estrechamente con las autoridades federales y las comunidades académicas e internacionales para perfeccionar los modelos de pronósticos de huracanes, para informar sobre inversiones económicas sólidas en los sistemas de observación y en comprender el impacto de las decisiones de gestión de los recursos.

Noticias recientes

Imagen satelital del huracán Michael. Crédito de la imagen, NOAA.
Las condiciones del océano jugaron un papel importante en la intensificación del huracán Michael (2018)

En un estudio reciente publicado en el Journal of Geophysical Research - Oceans de la AGU, los científicos del AOML identificaron características oceánicas clave que apoyaron la rápida intensificación del huracán Michael (2018), a pesar de las condiciones atmosféricas desfavorables para su desarrollo. El estudio demuestra la importancia de utilizar condiciones oceánicas realistas para los modelos de huracanes acoplados (océano-atmósfera) con el fin de lograr los pronósticos de intensidad de huracanes más precisos.

Noticias principales

Las condiciones del océano jugaron un papel importante en la intensificación del huracán Michael (2018)

En un estudio reciente publicado en el Journal of Geophysical Research - Oceans de la AGU, los científicos del AOML identificaron características oceánicas clave que apoyaron la rápida intensificación del huracán Michael (2018), a pesar de las condiciones atmosféricas desfavorables para su desarrollo. El estudio demuestra la importancia de utilizar condiciones oceánicas realistas para los modelos de huracanes acoplados (océano-atmósfera) con el fin de lograr los pronósticos de intensidad de huracanes más precisos.

Imagen satelital del huracán Michael. Crédito de la imagen, NOAA.
Los científicos del AOML se preparan para la temporada de huracanes de 2021
Los flotadores Argo de BGC proporcionan las primeras estimaciones de producción primaria neta del año en el Atlántico Norte occidental
Trasplante de coral. Crédito de la imagen: NOAA
Los corales tolerantes al calor podrían ser la clave para mejorar los esfuerzos de restauración
Una nueva herramienta experimental puede mejorar los esfuerzos de restauración de los arrecifes de coral
Trasplante de coral. Crédito de la imagen: NOAA
Crédito de la imagen: UNESCO
Rayas de viento y olas blancas en la superficie del océano debido a los vientos de 65 kt del huracán Edouard. Crédito de la imagen: NOAA

Investigación sobre huracanes, clima, costas.

AVANZANDO Modelado ambiental

El uso de ordenadores en la simulacion del mundo natural ayuda a informar, a tomar decisiones y a salvar vidas. Trabajamos estrechamente con las autoridades federales y las comunidades académicas e internacionales para perfeccionar los modelos de pronósticos de huracanes, para informar sobre inversiones económicas sólidas en los sistemas de observación y en comprender el impacto de las decisiones de gestión de los recursos.

COMPRENSIÓN El ciclo mundial del carbono

AOML trabaja con nuestros socios para describir el papel del océano en el ciclo global del carbono. Usando barcos de oportunidad, monitoreamos el flujo de carbono mientras se mueve entre el océano y la atmósfera. También observamos el impacto de las cantidades crecientes de carbono en el océano, que causa la acidificación del océano.

MEJORANDO Pronósticos de huracanes

Volamos hacia las tormentas para observar directamente los procesos que conducen el cambio de intensidad, empleamos nuevas tecnologías como planeadores oceánicos y aviones no tripulados para observar donde los humanos no pueden ir de forma segura, y ponemos estas observaciones en nuestros modelos de huracanes, como el modelo de Pronóstico de Investigación Meteorológica de Huracanes (HWRF) para ayudar a la NOAA a proporcionar los mejores pronósticos posibles.

COMPRENDIENDO EL PAPEL DEL OCÉANO En el tiempo y el clima

AOML aprovecha los datos de sus sistemas de observación de los océanos para examinar patrones de cambio en propiedades oceánicas y cómo estos patrones de cambio pueden explicar, e incluso predecir, fenómenos meteorológicos severos como los huracanes. También estudiamos cómo el océano puede influir en patrones estacionales, tales como temperaturas extremas y sequía.

MANTENIMIENTO Sistemas de observación de los océanos

AOML diseña, optimiza y mantiene sistemas clave de observación de los océanos con socios mundiales para vigilar las corrientes oceánicas y otras propiedades. Estudiamos la forma en que los cambios oceánicos afectan al clima y a los ecosistemas marinos y nos basamos en el estado actual de los conocimientos manteniendo valiosos conjuntos de datos de largo plazo sobre los cambios oceánicos a lo largo del tiempo para mejorar las predicciones del sistema terrestre.

IDENTIFICANDO LAS SOLUCIONES Para los ecosistemas costeros

AOML adopta un enfoque basado en el ecosistema para describir cómo el entorno físico, químico y humano está conectado e influencia a las especies marinas. Consideramos impactos y relaciones con sistemas costeros tales como arrecifes de coral, y poblaciones de peces de importancia económica manejados por NOAA y colaboradores, de modo que se pueda gestionar mejor los recursos.

Nuestra investigación tiene un impacto

Proyecto: La vigilancia del océano mejora las previsiones meteorológicas

AOML desempeña un papel fundamental en recoleccion y mantenimiento sostenido de observaciones oceánicas que monitorean temperatura y salinidad mediante el uso de flotadores a la deriva, flotadores Argo, XBT, anclajes y otras plataformas.

Impacto: La adición de datos oceánicos directamente de debajo de una tormenta conduce a pronósticos más precisos de huracanes

Los datos de los planeadores oceánicos no tripulados mejoran nuestra comprensión del estado actual de los océanos y se utilizan para inicializar los modelos de huracanes. Los datos de los planeadores que pasaron bajo el huracán Gonzalo mejoraron el pronóstico de intensidad en una categoría de la escala Saffir Simpson.

Proyecto: Vigilancia de las poblaciones de peces deportivos de importancia comercial

AOML desarrolló un modelo de peces deportivos que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos adoptó para evaluar los impactos de la Restauración de Humedales (Everglades) en las poblaciones de peces deportivos del sur de Florida, las cuales son de gran importancia económica y ecológica.

Impacto: Empoderar Administradores para Evaluar Diferentes Escenarios y Planificar el Futuro

La mayoría de los peces deportivos del sur de Florida dependen de estuarios sanos con escorrentías naturales de agua dulce. El modelo muestra cómo la trucha de mar respondería a diferentes escenarios de manejo, dando a los administradores información valiosa para actuar.

Proyecto: Módulo Nido Móvil de Alta Resolución del HWRF

AOML desarrolló un nido móvil de alta resolución en el modelo regional de huracanes de la NOAA conocido como HWRF, aumentando la resolución sobre el entorno de la tormenta. Hacemos la transición operacional del modelo HWRF en asociación colaborativa con el Centro de Modelado Ambiental de la NOAA.

Impacto: La mayor precisión de los pronosticos informa mejor a las comunidades costeras

El modelo HWRF ha mejorado las previsiones de intensidad en 10-5 kts en el período crítico de toma de decisiones de 48-72 horas antes del aterrizaje. Esto permite a la gente tomar decisiones informadas para preparar a sus familias, hogares y comunidades.

La vigilancia del océano mejora las previsiones meteorológicas

AOML desempeña un papel fundamental en recoleccion y mantenimiento sostenido de observaciones oceánicas que monitorean temperatura y salinidad mediante el uso de flotadores a la deriva, flotadores Argo, XBT, anclajes y otras plataformas.

Impacto: La adición de datos oceánicos directamente de debajo de una tormenta conduce a pronósticos más precisos de huracanes

Los datos de los planeadores oceánicos no tripulados mejoran nuestra comprensión del estado actual de los océanos y se utilizan para inicializar los modelos de huracanes. Los datos de los planeadores que pasaron bajo el huracán Gonzalo mejoraron el pronóstico de intensidad en una categoría de la escala Saffir Simpson.

Vigilancia de las poblaciones de peces deportivos de importancia comercial

AOML desarrolló un modelo de peces deportivos que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos adoptó para evaluar los impactos de la Restauración de Humedales (Everglades) en las poblaciones de peces deportivos del sur de Florida, las cuales son de gran importancia económica y ecológica.

Impacto: Empoderar Administradores para Evaluar Diferentes Escenarios y Planificar el Futuro

La mayoría de los peces deportivos del sur de Florida dependen de estuarios sanos con escorrentías naturales de agua dulce. El modelo muestra cómo la trucha de mar respondería a diferentes escenarios de manejo, dando a los administradores información valiosa para actuar.

El Nido Móvil de Alta Resolución del HWRF

AOML desarrolló un nido móvil de alta resolución en el modelo regional de huracanes de la NOAA conocido como HWRF, aumentando la resolución sobre el entorno de la tormenta. Hacemos la transición del modelo HWRF a operaciones en asociación con el Centro de Modelado Ambiental de la NOAA.

Impacto: La mayor precisión de los pronosticos informa mejor a las comunidades costeras

El modelo HWRF ha mejorado las previsiones de intensidad en 10-5 kts en el período crítico de toma de decisiones de 48-72 horas antes del aterrizaje. Esto permite a la gente tomar decisiones informadas para preparar a sus familias, hogares y comunidades.

Publicación destacada

Carbono oceánico integrado

COI-R. 2021. Investigación integrada sobre el carbono oceánico: A Summary of Ocean Carbon Research, and Vision of Coordinated Ocean Carbon Research and Observations for the Next Decade. R. Wanninkhof, C. Sabine y S. Aricò (eds.). París, UNESCO. 46 pp. (IOC Technical Series, 158.) doi:10.25607/h0gj-pq41 

Introducción: El conocimiento del ciclo del carbono oceánico es fundamental a la luz de su papel en el secuestro de CO2 de la atmósfera y para cumplir con objetivos y metas como el Acuerdo de París de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y el Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible asociado. El aumento de los niveles de CO2 en el océano, debido principalmente a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, y la división del CO2 en especies orgánicas e inorgánicas tienen un impacto fundamental en el ciclo del carbono oceánico y en la salud de los ecosistemas. El esfuerzo de la Investigación Integrada sobre el Carbono Oceánico (IOC-R) pretende abordar cuestiones clave en la investigación sobre el carbono oceánico mediante objetivos de investigación y observación. Aprovecha los apreciables conocimientos adquiridos en los estudios de las últimas cuatro décadas sobre el ciclo del carbono oceánico y sus perturbaciones.

Lea el informe completo

iocr-report-cover

COI-R. 2021. Investigación integrada sobre el carbono oceánico: A Summary of Ocean Carbon Research, and Vision of Coordinated Ocean Carbon Research and Observations for the Next Decade. R. Wanninkhof, C. Sabine y S. Aricò (eds.). París, UNESCO. 46 pp. (IOC Technical Series, 158.) doi:10.25607/h0gj-pq41 

Introducción: El conocimiento del ciclo del carbono oceánico es fundamental a la luz de su papel en el secuestro de CO2 de la atmósfera y para cumplir con objetivos y metas como el Acuerdo de París de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y el Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible asociado. El aumento de los niveles de CO2 en el océano, debido principalmente a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, y la división del CO2 en especies orgánicas e inorgánicas tienen un impacto fundamental en el ciclo del carbono oceánico y en la salud de los ecosistemas. El esfuerzo de la Investigación Integrada sobre el Carbono Oceánico (IOC-R) pretende abordar cuestiones clave en la investigación sobre el carbono oceánico mediante objetivos de investigación y observación. Aprovecha los apreciables conocimientos adquiridos en los estudios de las últimas cuatro décadas sobre el ciclo del carbono oceánico y sus perturbaciones.

Lea el informe completo

La colaboración de base de AOML y GFDL

Nuevas oportunidades en un entorno virtual

"Este es un gran punto de partida; le dio a la gente una lista de más de 10 temas con investigadores de ambos laboratorios trabajando en problemas similares. Ahora sabemos quién es una persona con la que podemos contactar, y que están interesados en colaborar porque dieron una charla en el taller".

-Renellys Pérez, Organizadora y Participante

Preguntas frecuentes sobre los huracanes

¿Por qué las armas nucleares no destruyen los huracanes?

La lluvia radioactiva de tal operación superaría con creces los beneficios y podría no alterar la tormenta. Además, la cantidad de energía que produce una tormenta supera con creces la energía producida por un arma nuclear.

¿Cuánta energía se libera de un huracán?

La energía liberada por un huracán puede explicarse de dos maneras: la cantidad total de energía liberada por la condensación de las gotas de agua (calor latente), o la cantidad de energía cinética generada para mantener los fuertes vientos arremolinados de un huracán. La gran mayoría del calor latente liberado se utiliza para impulsar la convección de una tormenta, pero la energía total liberada por la condensación es 200 veces la capacidad de generación de electricidad en todo el mundo, o 6,0 x 1014 vatios por día. Si se mide la energía cinética total en su lugar, se obtiene alrededor de 1,5 x 1012 vatios por día, o ½ de la capacidad de generación eléctrica mundial. Parecería que aunque la energía eólica parece ser el proceso energético más obvio, es en realidad la liberación latente de calor lo que alimenta el impulso de un huracán.

¿Qué causa los ciclones tropicales?

Además de las condiciones favorables a los huracanes, como la temperatura y la humedad, muchos fenómenos atmosféricos que se repiten contribuyen a causar e intensificar los ciclones tropicales. Por ejemplo, las Ondas Orientales Africanas son vientos en la baja troposfera (superficie del océano hasta 3 millas por encima) que viajan desde África a velocidades de alrededor de 3 mph hacia el oeste como resultado del Chorro Oriental Africano. Estos vientos se ven desde abril hasta noviembre. Alrededor del 85% de los huracanes intensos y alrededor del 60% de las tormentas más pequeñas tienen su origen en las olas del este africano.

La Capa de Aire Sahariana es otro fenómeno importante de siembra de las tormentas tropicales. Es una masa de aire seco, rica en minerales y polvorienta que se forma sobre el Sahara desde finales de la primavera hasta principios del otoño y se mueve sobre el Atlántico Norte tropical cada 3-5 días a velocidades de 22-55 mph (10-25 metros por segundo). La masa de aire tiene una profundidad de 1 a 2 millas, existe en la baja troposfera, y puede ser tan amplia como los EE.UU. continentales. Estas masas de aire tienen impactos moderados significativos en la intensidad y formación de los ciclones tropicales porque el aire seco e intenso puede privar a la tormenta de humedad e interferir con su convección aumentando la cizalla del viento.

Muchos ciclones tropicales se forman debido a estos factores atmosféricos de mayor escala. Los huracanes que se forman bastante cerca de nuestra cuenca se llaman huracanes de Cabo Verde, llamados así por el lugar donde se forman. Los huracanes de origen caboverdiano pueden ser hasta cinco por año, con un promedio de alrededor de dos.

¿Por qué los ciclones tropicales son siempre peores en el lado derecho?

Si un huracán se mueve hacia el oeste, el lado derecho estaría al norte de la tormenta, si se dirige al norte, entonces el lado derecho estaría al este de la tormenta. El movimiento de un huracán puede dividirse en dos partes: el movimiento en espiral y su movimiento hacia adelante. Si el huracán se está moviendo hacia adelante, el lado de la espiral con vientos paralelos y orientados hacia adelante en la dirección del movimiento irá más rápido, porque estás sumando dos velocidades. El lado de la espiral paralelo al movimiento, pero que va en dirección opuesta será más lento, porque debes restar la velocidad que se aleja (hacia atrás) de la velocidad de avance.

Por ejemplo, un huracán con vientos de 90 mph que se mueven a 10 mph tendría una velocidad de viento de 100 mph en el lado derecho (movimiento hacia adelante) y 80 mph en el lado con el movimiento hacia atrás.

¿Cómo se nombran los huracanes?

Durante el siglo XIX, los nombres de los huracanes se inspiraban en todo, desde santos y esposas hasta políticos impopulares. En 1978, se acordó que el Centro Nacional de Huracanes utilizaría los nombres de hombres y mujeres alternadamente, siguiendo la práctica adoptada por la Oficina Australiana de Meteorología tres años antes, en 1975.

Hoy en día, la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas publica una lista de posibles nombres para la cuenca del Atlántico. Estos nombres se extienden hasta 2023, y la lista se repite cada siete años. Si se produce una tormenta particularmente dañina, el nombre de esa tormenta se retira. Las tormentas retiradas en 2017 incluyen a Harvey, Irma, María y Nate. Si hay más tormentas que nombres en la lista en una temporada determinada, el Centro Nacional de Huracanes las nombrará usando el alfabeto griego. Por último, si una tormenta se mueve a través de las cuencas, mantiene el nombre original. La única vez que se renombra si se disipa en un disturbio tropical y se reforma.