Nuestra Historia

Nuestra Historia

La precursora de la NOAA, la Administración de Servicios de Ciencias Medioambientales, tomó la decisión de poner un laboratorio nacional y una base naval en algún lugar de la Costa Este. En 1967 se seleccionó Miami entre más de 120 emplazamientos y comenzó el proceso inicial. La ESSA puso la primera piedra en 1970 y la construcción finalizó en 1972. El edificio abrió oficialmente sus puertas el 9 de febrero de 1973. Desde entonces, el AOML ha dedicado sus recursos a construir uno de los perfiles de investigación más prolíficos en ciencias costeras y oceánicas. Además, hemos acogido y albergado a científicos que han contribuido enormemente a nuestro campo, incluidos algunos que todavía hoy están ampliando los límites de nuestra ciencia. Consulte a continuación la historia del liderazgo del AOML.
Gráfico del edificio AOML. 50 años de investigación pionera

La AOML celebra cincuenta años

Este año, el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico celebra cincuenta años de investigación pionera. Lo que empezó como un conjunto de laboratorios más pequeños a finales de los años sesenta, avanza a pasos agigantados como líder unificado en la misión de la NOAA de salvar vidas mediante un mejor conocimiento de nuestros sistemas naturales.

Antecedentes históricos

Raíces en la cartografía costera

Las raíces más profundas del AOML se remontan a las investigaciones oceanográficas del Servicio de Inspección de Costas de Estados Unidos, iniciadas a mediados del siglo XIX bajo la dirección del profesor A.D. Bache, bisnieto de Benjamin Franklin y figura preeminente de la ciencia estadounidense de la época. En las décadas siguientes, la urgencia de cartografiar las aguas costeras en apoyo del creciente comercio, tarea acrecentada por la adquisición de Alaska, Hawai y otros territorios insulares, llegó a requerir todos los recursos del Coast Survey.

Buque RESEARCHER de la NOAA. Sala de ploteo.
AOML_historia7

Construcción de nuestras instalaciones

Puede considerarse que la era moderna comenzó en la década de 1960. A principios de 1966 se creó un Instituto de Oceanografía, principalmente a partir de grupos de investigación del entonces Servicio Geodésico y de Costas de EE.UU. de la Administración de Servicios de Ciencias Medioambientales (ESSA, precursora de la NOAA). Al año siguiente, el Instituto se trasladó a Miami por diversas razones. Todos estos grupos se reorganizaron como Laboratorios Oceanográficos y Meteorológicos del Atlántico (AOML) y en 1973 ocuparon unas nuevas instalaciones construidas en Virginia Key.

Observaciones sobre geología marina

En el AOML se siguió haciendo hincapié en la realización e interpretación de observaciones del océano y la atmósfera desde buques, boyas, aviones de investigación, satélites y otros sensores remotos. Al principio, el estudio de la geología, la geofísica y la sedimentación de los fondos marinos era la actividad más importante del Laboratorio.

Cuando el AOML abrió sus puertas, constaba de 4 laboratorios diferentes: Laboratorio de Oceanografía Física, Laboratorio de Interacción Mar-Aire, Laboratorio de Geología y Geofísica Marinas y Laboratorio de Teledetección Oceánica. En 1976 se suprime el Laboratorio de Teledetección Oceánica y se crea el Laboratorio de Química Oceánica.

Traslado a la actualidad

En la década de 1980, todos los "Laboratorios" del AOML pasan a denominarse "Divisiones". Se crea una División de Acústica Oceánica y el Laboratorio Nacional de Investigación de Huracanes se transfiere al AOML; su nombre pasa a ser División de Investigación de Huracanes. Se suprimen la División de Geología Marina y Geofísica y la División de Interacción Mar-Aire del AOML y la mayoría del personal se transfiere a las Divisiones de Química Oceánica o de Oceanografía Física. A principios de la década de 2000, la División de Acústica Oceánica se amplía para incluir la teledetección por satélite y pasa a denominarse División de Teledetección. Al cabo de un año, la división es absorbida por la División de Química Oceánica como Grupo de Investigación en Acústica. Las divisiones restantes del laboratorio son las actuales: Oceanografía Física, Investigación de Huracanes y Química Oceánica y Ecosistemas (La División de Química Oceánica sufrió un cambio de nombre para convertirse en la División de Química Oceánica y Ecosistemas en 2013).

Resultados de la investigación

1970 - 1999

1970
1982
1983-1987
1991
1992
1997
1998
1998

En 1971, la investigación del AOML para comprender y predecir la morfología, estructura y dinámica del fondo marino en las zonas costeras, a lo largo de los márgenes continentales y a través de las cuencas oceánicas hace que el Dr. Robert Dietz, geofísico marino del AOML, reciba la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por dos importantes descubrimientos que alteraron significativamente el desarrollo de las ciencias de la Tierra: la investigación para identificar los cráteres de meteoritos terrestres y establecer su origen meteórico; y la teoría de la propagación del fondo marino. Dietz fue uno de los primeros en señalar la importancia de investigar los cráteres de meteoritos terrestres y abrió el camino para identificarlos y establecer su origen meteórico. Sus investigaciones también explicaron cómo integrar la idea de la deriva continental con la historia de los fondos oceánicos, lo que condujo al desarrollo de uno de los conceptos más importantes de la geofísica: la extensión de los fondos marinos.

En 1982, comienzan en el AOML las mediciones diarias del transporte de la corriente de Florida. Posteriormente, el proyecto Western Boundary Time Series albergará las observaciones continuas de una corriente limítrofe occidental más largas que existen por este motivo, es decir, más de 40 años.

En 1983, el AOML dirige una expedición que descubre el primer "fumador negro" o respiradero hidrotermal de alta temperatura en la Dorsal Mesoatlántica. Hasta este descubrimiento, las dorsales de expansión lenta como la Dorsal Mesoatlántica no se consideraban capaces de generar fumarolas de alta temperatura. Este descubrimiento vuelve los ojos de la comunidad científica hacia un sistema de dorsales poco estudiado hasta ahora, que representa aproximadamente el 50% del sistema mundial de dorsales, y abre la puerta a una comprensión más completa de la transferencia de calor y masa de la litosfera a la hidrosfera.
En 1987, el Dr. Peter Rona, geofísico marino de la División de Química Oceánica del AOML y científico principal de la expedición a la Dorsal Mesoatlántica, recibe la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por sus "excepcionales contribuciones científicas a lo largo de 15 años relacionadas con la investigación pionera sobre los respiraderos hidrotermales".

En 1992, el AOML dirige el primer crucero biogeoquímico de largo recorrido de la NOAA en el Océano Atlántico Sur como predecesor del Programa Global de Investigaciones Hidrográficas desde Buques (GO-SHIP).

La División de Investigación de Huracanes del AOML recibe la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por sus "extraordinarios esfuerzos en el suministro de datos a los meteorólogos para informar al sur de Florida sobre el huracán Andrew mientras se encontraban en una situación de extrema tensión y peligro físico".

Durante una misión sobre el huracán Guillermo, en el Pacífico oriental, el equipo científico del AOML, a bordo del avión P-3 Hurricane Hunter de la NOAA, despliega en la pared ocular de Guillermo unos nuevos instrumentos fungibles llamados GPS dropsondes. Los detalles que surgen de la estructura vertical del viento de Guillermo no tienen precedentes y conducen a una metodología nueva y más precisa para que los meteorólogos estimen la intensidad de los ciclones tropicales. El GPS dropwindsonde se convierte en un instrumento de observación aerotransportado esencial.

El modelo de Predicción Estadística de la Intensidad de los Huracanes (SHIPS) proporciona la primera y única orientación consistentemente hábil para la predicción de la intensidad de los ciclones tropicales.

Primer estudio específico de los flujos de CO2 aire-mar en el Atlántico Norte, Gasex-1998; seguido de estudios en el Pacífico ecuatorial (GasEx-2001) y en el océano Austral (SO Gasex), con mejoras fundamentales en la comprensión de los procesos que controlan los flujos de gases.

 

 

Medalla de Oro de 1970
1982 Observaciones continuas más largas de una corriente limítrofe occidental
Medalla de oro de 1983
1991 Primer crucero biogeoquímico de larga distancia en el Atlántico Sur
Medalla de oro de 1992
1997 Primer despliegue de una dropsonda en un huracán
1998 Modelo estadístico de predicción de la intensidad de los huracanes (SHIPS)
1998 Primer estudio específico de los flujos de CO2 aire-mar

2000 - Actualidad

2003
2005
2006
2013
2014
2014
2016
2017
2022
2023

Michael Black, meteorólogo de la División de Investigación de Huracanes del AOML, junto con James Franklin, del Centro Nacional de Huracanes de la NOAA, reciben una Medalla de Oro del Departamento de Comercio por su "investigación pionera e innovadora utilizando datos de dropwindsonde del Sistema de Posicionamiento Global para estudiar la estructura del viento en la región de la pared ocular de los ciclones tropicales". El uso de las dropwindsondes del GPS mejora enormemente las previsiones de la trayectoria de los huracanes al proporcionar detalles notables de la estructura del viento, la temperatura y la humedad de la región del núcleo interno de los ciclones tropicales.

El Programa Global Drifter se convierte en el primer componente completado del Sistema Global de Observación de los Océanos con el despliegue del drifter #1250.

El Grupo de Carbono Oceánico del AOML, dirigido por el Dr. Rik Wanninkhof, en colaboración con el Grupo de Carbono Oceánico del Laboratorio Medioambiental Marino del Pacífico de la NOAA, recibe la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por sus "15 años de minuciosas investigaciones y observaciones que demuestran que los océanos se están acidificando como consecuencia de la absorción y almacenamiento de dióxido de carbono antropogénico".

Rick Lumpkin (AOML/PhOD) y sus coautores publican un estudio que muestra cómo la calidad de las velocidades derivadas de los drifters mejora significativamente en el AOML al reanalizar la presencia de las gotas de los drifters. Por este trabajo, Lumpkin y Mayra Pazos, directora del Centro de Ensamblaje de Datos, reciben el premio al Empleado del Año de la OAR.

Sundararaman Gopalakrishnan, Frank Marks y Thiago Quirino reciben la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por "el desarrollo y la aplicación de un modelo de alta resolución del sistema de Investigación y Previsión Meteorológica de Huracanes (HWRF), un gran avance en la predicción operativa de la intensidad de los huracanes". El HWRF es utilizado operativamente por el Centro Nacional de Huracanes de la NOAA, así como por varias agencias internacionales de previsión operativa, para proporcionar orientaciones de previsión sobre la trayectoria y la intensidad de los ciclones tropicales. El modelo proporciona a los investigadores observaciones de alta calidad que mejoran notablemente las previsiones de los ciclones tropicales.

El primer lanzamiento de un vehículo aéreo no tripulado (UAV) desplegado en el aire en un entorno de huracanes se lleva a cabo en el huracán Edouard.Tres drones COYOTE se lanzan desde el P-3 de la NOAA, y dos sobreviven para transmitir datos de vuelta a la aeronave.

En el AOML se desarrolla un sistema de antena basado en iridio que aumenta drásticamente la fiabilidad de la transmisión de datos al tiempo que reduce los costes de explotación. El sistema de transmisión basado en iridio no tiene restricciones en cuanto al formato o tamaño de los datos, lo que permite transmitir datos de diversas plataformas de observación oceánicas y terrestres de forma más segura y a una fracción del coste de otras plataformas. El sistema se ha adoptado en una serie de transectos de baumanómetros prescindibles (XBT), así como en otros sistemas de observación del AOML.

Luke Thompson y Kelly Goodwin publican en Nature un estudio sobre la diversidad microbiana de la Tierra que demuestra la necesidad de procedimientos operativos estándar para analizar los datos del microbioma. Posteriormente reciben el premio OAR al mejor artículo sobre ciencias oceánicas.

Hosmay López, Sang-Ki Lee y Dongmin Kim (AOML/PhOD), junto con Andrew Wittenberg y Sang-Wook Yeh (GFDL), publican un estudio que muestra cómo evolucionarán los fenómenos de El Niño en el siglo XXI debido al calentamiento global. Los autores federales (Hosmay López y Sang-Ki Lee) reciben posteriormente el premio al Empleado del Año de la OAR.

Greg Foltz, Gustavo Goni y Francis Bringas reciben en 2023 la Medalla de Oro del Departamento de Comercio por ser "pioneros en la aplicación de vehículos de superficie sin tripulación, es decir, saildrones, para observar huracanes y tormentas tropicales".

Medalla de Oro 2003
Programa Global Drifter 2005
Medalla de Oro 2006
Empleado del año 2013 de la OAR
Medalla de oro de 2014
2014 Primer vehículo aéreo no tripulado (UAV) desplegado en el aire
2016 Desarrollo de un sistema de antena basado en el iridio
Mejor artículo de la OAR de 2017 sobre ciencias oceánicas
2022 Empleado OAR del año
Medalla de oro de 2013

Historia de los huracanes

El principio (1/2)

Desde 1944, la Armada y las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos llevaban a cabo misiones de reconocimiento de ciclones tropicales. Pero no fue hasta 1955 cuando el Congreso autorizó fondos adicionales para que la Oficina Meteorológica de Estados Unidos creara el Proyecto Nacional de Investigación de Huracanes (NHRP) con el fin de realizar investigaciones sobre los huracanes con la esperanza de mejorar los conocimientos científicos y, por tanto, las previsiones. Robert H. Simpson fue nombrado Director del proyecto y en un año consiguió que la sede operativa se instalara en el aeropuerto de West Palm Beach (Florida). Las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos cedieron tres aviones y sus tripulaciones. El 13 de agosto de 1956 se realizó el primer vuelo del NHRP contra el huracán Betsy frente a las Islas Turcas y Caicos.

El principio (2/2)

Al principio, los investigadores se interesaron por describir la estructura tridimensional de los huracanes y observar los vientos de los niveles medio y superior que, según se pensaba, dirigían la tormenta. En los años siguientes se llevó a cabo un experimento en el que se soltaba una radiobaliza en el ojo de un huracán y se seguía a distancia el centro del viento. Al final de la temporada de huracanes de 1958, Simpson dejó la dirección y Cecil Gentry se convirtió en el nuevo director del NHRP. Un año más tarde, el Proyecto se trasladó al sur, al Edificio de Aviación de Miami, donde se ubicó junto con la oficina de previsión de huracanes de Miami. Estas dos organizaciones pasaron a conocerse como el Centro Nacional de Huracanes (NHC). En 1961 el Grupo de Operaciones de Vuelo del NHRP (los aviones, tripulaciones y su apoyo en tierra) fueron separados del NHRP en una organización separada, la Research Flight Facility (RFF). Esta organización acabaría convirtiéndose en el Centro de Operaciones Aéreas de la NOAA. Los investigadores del NHRP se dedicaron a recoger e interpretar los datos, mientras que el personal del RFF se concentró en el mantenimiento y las operaciones de las aeronaves.

La era Stormfury (1/4)

En 1961, la US Navy y la US Weather Bureau llevaron a cabo experimentos de siembra del huracán Esther, lo que condujo a la organización formal del Proyecto STORMFURY en 1962. Este Proyecto continuaría durante más de veinte años e incluiría en sus operaciones al NHRP, la RFF, la US Navy y la US Air Force. En 1960, la RFF adquirió dos aviones DC6 para sustituir a los aviones prestados de las Fuerzas Aéreas. Los satélites empezaron a tener un impacto espectacular en el reconocimiento y la investigación de huracanes a principios de los años sesenta. Ya no era necesario enviar aviones en largas "expediciones de pesca", en busca de señales de perturbaciones tropicales. Gracias a los satélites, los meteorólogos podían determinar con precisión dónde debían volar los cazahuracanes y los investigadores podían observar la formación de un huracán desde el principio. Los DC6 y algunos científicos del NHRP se acercaron a la comunidad meteorológica internacional en 1963 y 1964 participando en las Expediciones Internacionales al Océano Índico. Esta fue la primera de una larga serie de experimentos multinacionales a los que el Proyecto iba a contribuir con su experiencia en meteorología tropical y en observación meteorológica desde el aire. En 1964 el NHRP fue rebautizado como Laboratorio Nacional de Investigación de Huracanes (NHRL) para significar un estatus más permanente.

La era Stormfury (2/4)

En 1964, tanto el NHC como el NHRL se trasladaron al edificio del Centro Informático del campus de la Universidad de Miami en Coral Gables (Florida), lo que puso a los investigadores gubernamentales en contacto más estrecho con la comunidad académica. La mayor potencia de cálculo disponible en la Universidad llevó al desarrollo de un modelo numérico de mareas de tempestad y al NHC-67, un modelo estadístico de previsión de la trayectoria de los huracanes que superó a todos sus rivales. En 1966, el Gobierno de EE.UU. reorganizó sus agencias de ciencias de la tierra en la Environmental Science Services Administration (ESSA). En 1967 el Dr. Gentry se convirtió en Director de STORMFURY además de Director del NHRL. Se impusieron más restricciones sobre dónde y cuándo un huracán podía ser candidato para la siembra y se volaron muchos menos experimentos. En el verano de 1969 STORMFURY voló sus experimentos más extensos en el huracán Debbi. También en ese año, los DC6 y varios científicos del NHRL participaron en el Experimento Oceanográfico y Meteorológico de Barbados (BOMEX), con el propósito de definir mejor los procesos atmosféricos y de interacción aire/mar en los trópicos, y por tanto una mejor comprensión de la fuente de energía de los huracanes.

La era Stormfury (3/4)

En 1970, el Departamento de Comercio reorganizó la ESSA en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). Esto incluyó cambiar el nombre de la Oficina Meteorológica de EE.UU. por el de Servicio Meteorológico Nacional (NWS) y separar los Laboratorios de Investigación Medioambiental (ERL) del NWS. El Centro Nacional de Huracanes pasó a depender del NWS, el ala operativa de la NOAA, mientras que los laboratorios de investigación, incluido el NHRL, se integraron en el ERL. El Laboratorio de Meteorología Experimental (EML), en colaboración con el NHRL, inició el Experimento de Cúmulos en el Área de Florida (FACE) en 1970. FACE intentaba documentar los beneficios de la siembra de nubes sobre la península de Florida. A su vez, este experimento debía demostrar la eficacia de la siembra para modificar los huracanes, pero no fue concluyente. Además, durante esta época comenzó la adquisición del C-130 por parte del RFF para la investigación a gran altitud.

La era Stormfury (4/4)

En 1971 los experimentos STORMFURY fueron volados en un huracán Ginger de finales de temporada, que sería el último experimento de modificación de huracanes volado bajo el Proyecto STORMFURY. En 1974, el Dr. Noel LaSeur asumió la Dirección y un año más tarde el Laboratorio de Meteorología Experimental se unió al NHRL para formar el Laboratorio Nacional de Huracanes y Meteorología Experimental (NHEML). En el verano de 1974 se inició un importante experimento en el marco del Proyecto de Investigación Atmosférica Global (GARP), el Experimento Tropical Atlántico GARP (GATE). Varios científicos del NHEML, así como los DC6 y varios buques de la NOAA, participaron en este esfuerzo masivo de veinte naciones para examinar las ondas tropicales que salen cada año de la costa occidental africana y que dan lugar a los huracanes de Cabo Verde.

Los Orion P3 (1/4)

En 1973 se decidió que los DC6 estaban llegando al final de su vida útil y que la NOAA, el NHRL y el Research Flight Facility (RFF) necesitaban modernizar la flota aérea. El NHRL y el RFF pasaron por un periodo de ajuste de cinturones, que incluyó reducciones de personal y la cancelación de todos los vuelos de STORMFURY durante tres años, con el fin de financiar la compra de dos Lockeed P3 Orion. Los nuevos aviones se equiparon con lo último en ordenadores e instrumentos meteorológicos, incluidas tres antenas de radar diferentes en cada aparato. La calidad de los datos de campo aumentó considerablemente cuando se dispuso de estos aviones en 1975 y 1976. En 1975, la US Navy puso fin a treinta años de servicio de reconocimiento de huracanes y desactivó sus escuadrones Hurricane Hunter, dejando esta función a la US Air Force y a los aviones de la NOAA.

Los Orion P3 (2/4)

En 1977, el Dr. Stanley Rosenthal asumió el cargo de Director del NHEML. Al año siguiente, en 1978, el NHEML pasó a ser un laboratorio independiente dependiente del ERL, y al año siguiente, 1979, el NHEML y el NHC se trasladaron del campus de la Universidad de Miami a la Gables One Tower. Bajo la dirección del Dr. Rosenthal, el énfasis de la investigación se alejó de los estudios de modificación meteorológica y se orientó hacia la modelización informática. En 1980, el NHEML pasó a depender de los Laboratorios Oceanográficos y Meteorológicos del Atlántico (AOML), un grupo de laboratorios de la NOAA con sede en Miami que se instalaron en Virginia Key. Dos años más tarde, 1982, la parte del Laboratorio Meteorológico Experimental del NHEML fue separada y trasladada a Boulder, Colorado, y el Laboratorio volvió a llamarse Laboratorio Nacional de Investigación de Huracanes (NHRL). Otro año más tarde, 1983, el NHRL fue trasladado físicamente al AOML en Virginia Key, poniendo fin a 25 años de ubicación conjunta con el NHC. El NHRL fue entonces rebautizado como División de Investigación de Huracanes (HRD), su nombre actual, cuando el AOML fue rediseñado como Laboratorio único.

Los Orion P3 (3/4)

En 1981, el C130 de la NOAA fue retirado del servicio, quedando sólo los dos P3 para realizar investigaciones sobre huracanes. Para compensar esta situación, se mejoró considerablemente la instrumentación de los P3, se instalaron sondas de física de nubes Knollenberg y se añadió procesamiento Doppler a los radares de cola. El Doppler permitió a los científicos derivar los campos de viento del huracán: en lugar de disponer únicamente de información sobre el viento a lo largo de la trayectoria del avión, se podía cartografiar el campo de viento de todo el núcleo interno. Esto permitió a los investigadores comprender mejor la estructura y la dinámica del huracán. Las sondas Knollenberg permitieron a los físicos de nubes del HRD obtener imágenes de partículas de nubes individuales mediante una matriz de diodos láser. Ahora los científicos podían ver en tiempo real qué tipo de partículas atravesaban, ya fuera lluvia, graupel, hielo o agujas.

Los Orion P3 (4/4)

El proyecto STORMFURY llegó a su fin formal en 1982, ya que hacía más de una década que no se volaba en experimentos de modificación de huracanes y empezaron a expresarse serias dudas sobre los supuestos de STORMFURY. En parte, los nuevos datos sobre la física de las nubes mostraron que la cantidad de agua líquida sobreenfriada disponible en un huracán era mucho menor de lo que se pensaba, y los estudios de los ciclos naturales de la fuerza de las tormentas mostraron que lo que se pensaba que era efecto de la siembra podría haber sido natural. Los científicos del HRD publicaron en 1985 un artículo en el que demostraban muchos de los fallos de las premisas originales de STORMFURY. Los estudios y experimentos sobre la modificación de los huracanes quedaron aparcados para un futuro previsible.

La era del flujo sinóptico (1/5)

Con el huracán Debby, en 1982, el Laboratorio inició una serie de experimentos con sondas Omega de caída para rellenar los grandes vacíos de datos oceánicos en los modelos de previsión. Uno o los dos P3 volaban a escala sinóptica alrededor del huracán y cada 20 minutos dejaban caer una sonda desde el avión. La sonda descendía en paracaídas y transmitía por radio al avión la temperatura, la humedad y la presión y, utilizando las señales de navegación Omega, triangulaba su posición. El ordenador del avión utilizaba esta información para estimar los vientos por los que caía la sonda. Se demostró que la inclusión de esta información vital en los modelos de previsión de la trayectoria de los huracanes mejoraba la precisión en un 20-30%. Un grupo de científicos y técnicos del HRD permaneció estacionado en el NHC para recopilar catálogos de resultados de un nuevo modelo de mareas de tempestad, el Sea, Lake Overland Surges from Hurricanes (SLOSH). Estos catálogos se entregaron al personal de emergencias de las ciudades objetivo para ayudarles a planificar la evacuación.

La era del flujo sinóptico (2/5)

A principios de la década de 1980, se trabajó en un modelo de rejilla anidada de 12 niveles, así como en modelos cuasiespectrales y no hidrostáticos. El HRD y el Centro de Operaciones Aéreas (AOC), anteriormente RFF, utilizaron películas tomadas durante los vuelos de huracanes para actualizar el catálogo de la superficie del mar utilizado para estimar las velocidades del viento en superficie. En 1983 se instaló en uno de los P3 un nuevo instrumento de teledetección, el Radiómetro de Microondas de Frecuencia Escalonada (SFMR). El aparato podía estimar la velocidad del viento en la superficie del océano. También en 1982/1983, el dramático fenómeno de El Niño estimuló la investigación sobre la relación entre el ENOS y la frecuencia de los huracanes en el Atlántico, y renovó el interés por la climatología de los huracanes. Los investigadores del AOML empezaron a buscar patrones decenales y más largos en la ocurrencia de huracanes que pudieran estar relacionados con ciclos oceánicos a largo plazo.

La era del flujo sinóptico (3/5)

La investigación a mediados de los años ochenta se concentró en los nuevos datos del radar Doppler y de la física de las nubes. En 1985, los microfísicos y especialistas en radar del HRD participaron en el experimento pre_STORM, que estudió complejos convectivos de mesoescala en las proximidades de Oklahoma para comprender mejor su estructura, dinámica y predictibilidad. En 1986, varios científicos del HRD participaron en el experimento Genesis of Atlantic Lows Experiment (GALE), diseñado para examinar las tormentas invernales de la costa este de Estados Unidos. Se esperaba que los conocimientos adquiridos con el GALE aportaran nuevos conocimientos sobre los huracanes que se intensifican rápidamente. Al año siguiente, 1987, los científicos del HRD viajaron con los P3 de la NOAA a Darwin (Australia) para participar en el Experimento de Mesoescala Ecuatorial (EMEX). El objetivo del EMEX era perfilar grupos de nubes oceánicas en el flujo monzónico cerca del ecuador. Durante el verano de 1991, personal del HRD viajó a Acapulco, México, con los P3 de la NOAA para participar en el Experimento Tropical en México (TEXMEX). El experimento fue diseñado para investigar ciclones tropicales incipientes a medida que se desplazaban hacia el Pacífico Norte Oriental, frente a la costa mexicana, y observar el papel de la humedad, medida por la temperatura potencial equivalente, en la formación de huracanes.

La era del flujo sinóptico (4/5)

Los problemas para predecir los cambios de intensidad del huracán Joan en 1988 inspiraron a los científicos del HRD para intentar mejorar SHIFOR, el modelo de predicción de intensidad climática y de persistencia. En 1989 se empezó a trabajar en el Sistema Estadístico de Predicción de la Intensidad de los Huracanes (SHIPS). Este sistema empezó a funcionar en el NHC en 1995 y en 1997 ya superaba a SHIFOR. El campo de la predicción de la intensidad todavía presenta un área en la que se pueden hacer mejoras considerables, y HRD continúa colaborando con los científicos del Instituto Cooperativo para la Investigación en la Atmósfera (CIRA) en la investigación para mejorar el SHIPS.

La era del flujo sinóptico (5/5)

En agosto de 1992, el huracán Andrew tuvo un gran impacto en el sur de Florida y en HRD. Andrew provocó el traslado del Centro de Operaciones Aéreas a la zona de Tampa, poniendo fin a treinta y dos años de operaciones en Miami. También provocó que el NHC se trasladara de sus instalaciones de Gables One Tower a un centro a prueba de huracanes en la Universidad Internacional de Florida. A finales de 1992 y principios de 1993, los científicos del HRD viajaron de nuevo con los P3 de la NOAA para participar en otro proyecto internacional de ciencia meteorológica, el Experimento de Respuesta Acoplada Océano-Atmósfera Global-Océano Tropical (TOGA COARE). Con base en Guadalcanal, el experimento se diseñó para medir los flujos de calor, humedad y momento, así como las precipitaciones sobre la reserva cálida del Pacífico occidental, que es una zona crítica para impulsar el motor térmico de la atmósfera. En 1993, el Dr. Robert Burpee se convirtió en el nuevo Director del HRD. El Dr. Burpee había dirigido el Programa de Campo de Huracanes de la División durante varios años, y había encabezado los experimentos de Flujo Sinóptico, que habían necesitado durante mucho tiempo un avión que volara mucho más alto que los P3, y muestreara más de la atmósfera.

La era de los jets Gulfstream (1/3)

En 1994, la NOAA comenzó a obtener un reactor de gran altitud para investigaciones meteorológicas sinópticas y sobre huracanes. A finales de 1996, la NOAA adquirió un Gulfstream IV (G-IV), lo equipó con instrumentos y lo dejó listo para volar. Se utilizó por primera vez en una misión de flujo sinóptico de huracanes en 1997. Se desarrollaron nuevas sondas de caída de viento que incluían los satélites de posición global (GPS) para obtener posiciones más precisas y, por tanto, vientos más exactos. Estas nuevas sondas eran también más tolerantes al agua líquida y por primera vez se realizaron sondeos dentro de la pared ocular del huracán, en el huracán Guillermo sobre el Pacífico oriental. Al comienzo de la temporada de huracanes de 1995, el Dr. Hugh Willoughby asumió el cargo de Director del HRD.

La era del Gulfstream Jet (2/3)

El HRD ha estado experimentando con predicciones de conjunto. Se introducen pequeñas perturbaciones en las condiciones iniciales de un modelo informático y se ejecuta varias veces con diferentes perturbaciones. El conjunto de predicciones resultante se sintetiza en una sola predicción. Estas previsiones de conjunto ayudan a señalar las zonas sobre el océano abierto de las que los datos son más críticos, y los vuelos de la sonda G-IV pueden planificarse para estas secciones. Los científicos del HRD participaron en los Experimentos del Pacífico Norte (NORPEX) en 1998 y 1999. Ejecutados al mismo tiempo que el experimento CALJET con el avión P3, estos experimentos midieron las tormentas del Pacífico que podrían amenazar la costa occidental de EE.UU. y examinaron cómo podrían verse afectadas por El Niño de 1997-98. El NORPEX fue rebautizado como Tormentas de Invierno del Pacífico Norte. NORPEX pasó a denominarse Reconocimiento de Tormentas Invernales '99. La participación del HRD continuó con el Reconocimiento de Tormentas Invernales 2000, operando desde Anchorage, estudiando las bajas polares del Golfo de Alaska, y el WSR 2001, operando desde Honolulu, estudiando las bajas de Kona y la turbulencia de la corriente en chorro.

La era de los jets Gulfstream (3/3)

En 2003, el Dr. Frank Marks, durante muchos años responsable del Programa anual de Campo de Huracanes, asumió la Dirección. En 2006, el HRD celebró el 50 aniversario de sus operaciones de campo. Durante los programas de campo 2002-2004, el HRD participó en el proyecto Coupled Bondary Layer Air-Sea Transfer (CBLAST) junto con socios universitarios para examinar las partes de nivel inferior de los huracanes. Esto incluía volar en la capa límite de la atmósfera en el aire claro entre las bandas de lluvia con vientos huracanados. La hiperactiva temporada de huracanes de 2005 impidió la participación del HRD en el examen programado de la formación de ciclones tropicales en el Pacífico oriental, y en su lugar se concentró en el examen de la riqueza de la actividad ciclónica en el Golfo de México. Esto incluyó el proyecto cooperativo del Experimento de Intensidad y Banda de Lluvia de Huracanes (RAINEX) con colegas universitarios y el inicio del Experimento de Predicción de Intensidad (IFEX) en asociación con el NHC y el EMC. Los estudios sobre Katrina y Rita aportaron nuevos conocimientos sobre el proceso de intensificación rápida.

La era de la mejora de las previsiones de huracanes (1/3)

La devastación del huracán Katrina estimuló una mayor financiación para los estudios de Intensificación Rápida y la inauguración del Proyecto de Mejora de la Previsión de Huracanes (HFIP), que HRD ha ayudado a gestionar. Esto significó una nueva era en la que se hizo hincapié en los esfuerzos por incorporar los datos del núcleo interno de los huracanes a la nueva generación de modelos de huracanes que hacen hincapié en la previsión de la intensidad. Uno de estos proyectos es el experimento Tail-Doppler Radar, llevado a cabo desde 2009 hasta la actualidad. Consiste en procesar los datos del radar Tail Doppler del P-3 a bordo del avión y transmitirlos en tiempo real vía satélite a las estaciones terrestres. Estos datos se incorporan a los modelos de previsión operativa con el fin de mejorar las previsiones de intensidad.

La era de la mejora de las previsiones de huracanes (2/3)

En la temporada de huracanes de 2005, un vehículo aéreo no tripulado (UAV) Aerosonde se adentró en la tormenta tropical Ophelia. Este fue el resultado de varios años de esfuerzos por colocar un UAV en la crítica (pero peligrosa) capa límite de un ciclón tropical. En 2007, otra aerosonda se introdujo por primera vez en vientos huracanados durante la tormenta tropical Noel, frente a las Carolinas. Desgraciadamente, los problemas de acceso al corredor aéreo limitaron la continuación de los trabajos con las aerosondas lanzadas desde tierra. Sin embargo, HRD comenzó a cooperar con el desarrollo del UAV COYOTE lanzado desde un P-3. El resultado fue un despliegue con éxito del COYOTE. Esto dio lugar a un despliegue exitoso con COYOTEs en el huracán Edouard en 2014 y en el huracán María en 2017.

La era de la mejora de las previsiones de huracanes (3/3)

El DRH continuará en el siglo XXI como centro de atención de la NOAA para la investigación sobre huracanes, con una amplia cooperación con el Centro Nacional de Huracanes, el Centro de Operaciones Aéreas, las Fuerzas Aéreas de EE.UU., la Marina de EE.UU., otras agencias gubernamentales, la comunidad académica y el sector privado. Se espera que la mejora de las previsiones por ordenador venga de la mano de nuevos trabajos, al igual que un mejor conocimiento de la climatología de los huracanes en un mundo cambiante.

Un legado de liderazgo

John Cortinas, Doctor en Filosofía.

2019-Presente

El Dr. John Cortinas se convirtió en el Director del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en la primavera de 2019. El Dr. Cortinas había servido nueve años como director de OWAQ, el programa de Investigación de la NOAA para mejorar los productos y servicios del Servicio Meteorológico Nacional de la NOAA para eventos climáticos de alto impacto, antes de llegar al AOML. En esta oficina, también supervisó el Programa de Investigación Meteorológica de EE.UU. (USWRP) de la NOAA, la Iniciativa Conjunta de Transferencia de Tecnología (JTTI), y acogió la oficina del proyecto de Capacidad de Predicción del Sistema Terrestre Nacional. Cortinas tiene una amplia experiencia en la transición de la investigación a las operaciones, especialmente a través del USWRP y la JTTI.

Antes de unirse a OWAQ en 2010, Cortinas dirigió el programa del Instituto Cooperativo de Investigación de la NOAA, supervisando la administración de un programa que apoyó a más de 1000 científicos y estudiantes de universidades de los Estados Unidos que trabajaban con la NOAA. En este puesto, supervisó la administración, la gestión de subvenciones y el desarrollo de políticas científicas para los institutos cooperativos de todo Estados Unidos y dirigió el desarrollo de la primera Orden Administrativa de la NOAA que rige los IC y el manual que la acompaña.

De 1992 a 2003, Cortinas fue un científico investigador en el Instituto Cooperativo de Estudios Meteorológicos en Mesoescala de la NOAA en la Universidad de Oklahoma, trabajando con los científicos del Laboratorio Nacional de Tormentas Severas de la NOAA para mejorar los productos y servicios meteorológicos de invierno en el Centro de Predicción de Tormentas del Servicio Meteorológico Nacional de la NOAA. En el año 2000, se convirtió en el primer director asistente del CIMMS de Relaciones de la NOAA, supervisando las actividades apoyadas por la NOAA en el CIMMS.

Robert Atlas, Doctor en Filosofía.

2005-2019

El Dr. Robert Atlas se jubiló como Director del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) en marzo de 2019. Además de dirigir el laboratorio, el Dr. Atlas fue el director del Programa de Evaluación Cuantitativa de Sistemas de Observación de la NOAA y es un experto mundial en el uso de los sistemas del Experimento de Simulación de Sistemas de Observación (OSSE) para aplicaciones en el tiempo y los océanos, una tecnología que permite a los científicos determinar el valor cuantitativo de los nuevos sistemas de observación antes de que se asignen fondos para su desarrollo. El Dr. Atlas mantiene una activa cartera de investigación centrada en la predicción, el movimiento y el fortalecimiento de los huracanes utilizando datos de satélites y modelos informáticos como medio para estudiar estos comportamientos de los huracanes.

El Dr. Atlas obtuvo su doctorado en Meteorología y Oceanografía en 1976 en la Universidad de Nueva York. Antes de recibir el doctorado, fue meteorólogo en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, donde mantuvo una precisión de pronóstico superior al 95 por ciento. De 1976 a 1978, el Dr. Atlas fue investigador asociado del Consejo Nacional de Investigación en el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, Nueva York, profesor adjunto de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la SUNY y meteorólogo asesor jefe de la cadena de televisión ABC.

En 1978, el Dr. Atlas se unió a la NASA como científico de investigación. Fue jefe de la Oficina de Asimilación de Datos de la NASA de 1998 a 2003 y meteorólogo jefe del GSFC de la NASA de 2003 a 2005. El Dr. Atlas ha realizado investigaciones para evaluar y mejorar el impacto de los sondeos de temperatura por satélite y los datos de los vientos de superficie desde 1973. Fue la primera persona que demostró el importante impacto de los datos cuantitativos de los satélites en la predicción numérica del tiempo. El Dr. Atlas ha recibido la Medalla de la NASA a la Excelencia en los Logros Científicos y es miembro de la Sociedad Meteorológica Americana.

Kristina B. Katsaros, Ph.D.

1997-2003

Kristina B. Katsaros pasó 20 años como miembro de la facultad del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Washington y 5½ años como Directora del Departamento de Oceanografía desde el Espacio en el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER) en Francia. Sus actividades científicas incluyen todos los aspectos de la interacción aire-mar: flujos turbulentos y radiativos, generación de olas, efectos de los surfactantes y un proyecto de tesis sobre los efectos de la lluvia en la parte superior del océano. Ha realizado experimentos de laboratorio y de campo.

Desde el lanzamiento del satélite SEASAT en 1978, también ha empleado la teledetección activa y pasiva por microondas para el estudio de las tormentas, los sistemas de nubes y la física de los efectos del viento y las olas en la emisión de microondas y la retrodispersión de la superficie del mar.

Dirigió un grupo en el AOML que tenía por objeto aprovechar plenamente las observaciones realizadas por instrumentos de microondas en aeronaves y satélites para la investigación en el Laboratorio sobre la circulación oceánica, la variabilidad de la escala del clima y el desarrollo de huracanes. Esta investigación implica la cooperación con colegas de otras ramas de la NOAA, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, en el IFREMER, en el Centro Canadiense de Teleobservación y en la Universidad de Washington.

Hugo F. Bezdek, Doctor en Filosofía.

1980-1997

 

Hugo Bezdek se unió al Instituto Scripps de Oceanografía en 1970 después de completar su licenciatura en física. Después de cuatro años de proyectos en acústica submarina y transferencia aire-mar, se convirtió en director de programa en la Oficina de Investigación Naval (y dejó, dice, de hacer el trabajo real). En 1980, se trasladó a otro puesto administrativo como Director del AOML. "Durante los últimos años", informa, "me he dado cuenta del error de mis caminos y he estado luchando poderosamente para reparar los pecados del pasado y volver al trabajo honesto una vez más". Con la ayuda de personas generosas como mis coautores, tal vez tal eventualidad sea posible."

Harris B. Stewart, Doctor en Filosofía.

Fundador y primer director

1967-1978

El Dr. Harris B. Stewart, Jr. fue el muy querido fundador y primer director de AOML. El Dr. Stewart, o "Stew" como muchos lo llamaron, deja atrás una notable carrera en las ciencias marinas que abarcó más de 40 años y una multitud de amigos y colegas afectuosos.

"La profundidad de la lealtad y el respeto de sus amigos era increíble, y era cierto desde sus días de escuela. Stew logró el casi imposible objetivo de ser tanto un brillante científico como un carismático gerente."

-Jack Kofoed

El Dr. Stewart fue director del AOML hasta octubre de 1978, momento en el que se retiró del servicio federal. Fue un escritor prolífico, publicando más de 120 artículos científicos durante sus años como científico marino. También es autor de 12 libros con temas que van desde la oceanografía, la poesía y el humor. Al Dr. Stewart le sobreviven su hija Dorothy Barrett, su hijo Harry, su hermano John y un sinnúmero de colegas, admiradores y amigos.

Nuestro fundador

Harris B. Steward en el buque DISCOVERER de la NOAA. Crédito de la imagen: NOAA.
Nacido en Auburn, Nueva York, en 1922, Harris Stewart entró en la Universidad de Princeton en 1941. Tras el bombardeo de Pearl Harbor el 7 de diciembre de ese mismo año, Stewart interrumpió sus estudios académicos para alistarse en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos. Durante sus cuatro años en el Cuerpo Aéreo como piloto de transporte que volaba sobre las amplias extensiones del Mar del Coral y las islas del sudoeste del Océano Pacífico, desarrolló un profundo respeto y amor por el mar. Después de la guerra, regresó a Princeton para obtener un título en geología y fue a trabajar para la Oficina Hidrográfica de la Marina de los Estados Unidos, participando en cruceros de reconocimiento en Kuwait y el Golfo Pérsico.
Harris B. Steward en el buque Discoverer de la NOAA. Crédito de la foto: NOAA.
El amor de Stewart por el mar lo llevó al Scripps Institution of Oceanography a principios de los años 50, donde obtuvo un doctorado en oceanografía. Se convirtió en un buceador certificado, participó en expediciones de geología marina en el Golfo de Alaska y el Pacífico Sur, y también trabajó como geólogo submarino para un grupo que realizaba mapas geológicos submarinos en la costa de California. En 1957 fue llamado a Washington, D.C. para convertirse en el Jefe de Oceanografía del Servicio de Costas y Geodesia de los Estados Unidos.
Equipado para la inmersión, el Dr. Harris B. Stewart lleva puesto todo el atuendo de buceo, herramientas de geólogo y un trineo subacuático. Crédito de la foto: NOAAA.
Equipado para la inmersión, el Dr. Harris B. Stewart lleva puesto todo el atuendo de buceo, herramientas de geólogo y un trineo subacuático. Crédito de la foto: NOAAA.
Sus días de marinero continuaron con expediciones de investigación oceanográfica al Mar Caribe, el Mar de China Meridional y los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. El Departamento de Comercio creó una nueva agencia en 1965, la Administración de Servicios de Ciencias Ambientales (ESSA, precursora de la NOAA), formada principalmente por la fusión de las funciones del Servicio de Costas y Geodesia de los Estados Unidos y la Oficina del Clima. El Dr. Stewart se convirtió en el director del nuevo Instituto de Oceanografía de la ESSA.
Harris B. Stewart utilizando un sexton en el mar. Crédito de la foto: NOAA AOML.
Harris B. Stewart utilizando un sexton en el mar. Crédito de la foto: NOAA AOML.
Cuando la ESSA anunció su intención de construir un laboratorio de investigación oceanográfica y una base de buques de varios millones de dólares a lo largo de la costa oriental a finales de 1965, el Dr. Stewart fue nombrado Presidente de su Comité de Evaluación de Sitios. Eligió Miami de entre más de 100 sitios potenciales, y finalmente se trasladó a Miami para convertirse en el Director de la AOML, y trajo consigo a más de 100 científicos e investigadores marinos. El 9 de febrero de 1973 el AOML abrió oficialmente sus puertas.
Cuando la ESSA anunció su intención de construir un laboratorio de investigación oceanográfica y una base de buques de varios millones de dólares a lo largo de la costa oriental a finales de 1965, el Dr. Stewart fue nombrado Presidente de su Comité de Evaluación de Sitios. Eligió Miami de entre más de 100 sitios potenciales, y finalmente se trasladó a Miami para convertirse en el Director de la AOML, y trajo consigo a más de 100 científicos e investigadores marinos. El 9 de febrero de 1973 el AOML abrió oficialmente sus puertas.

Noticias principales

Homenaje al fundador y primer director de la AOML, Harris B. Stewart Jr.

Como parte de la celebración del 50 aniversario del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML) de la NOAA, nos gustaría honrar y recordar al dedicado fundador y primer Director del AOML, el Dr. Harris B. Stewart, Jr.

Como parte de la celebración del 50 aniversario del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico (AOML) de la NOAA, nos gustaría honrar y recordar al dedicado fundador y primer Director del AOML, el Dr. Harris B. Stewart, Jr.

La Galería de Arte de Coggins

Harris B. Stewart encargó a Jack Coggins una serie de ilustraciones que reflejaran el trabajo que hicimos en el AOML. Abajo hay una galería de lo más destacado de esa colección.