Las Islas Galápagos: Un vistazo al futuro de nuestros océanos

Un estudio de los arrecifes de coral de Galápagos proporciona pruebas de que los arrecifes expuestos a un pH más bajo y a niveles de nutrientes más altos pueden ser los más afectados y los menos resistentes a los cambios en el clima y la química oceánica.

Las Islas Galápagos son un hábitat único que permite a los científicos estudiar muchas condiciones ecológicas, incluida la exposición a niveles naturalmente altos de dióxido de carbono oceánico. Las costas de las Galápagos están bañadas por aguas revueltas del océano profundo. Esta agua surgida tiene altas concentraciones de dióxido de carbono. Los mayores niveles de dióxido de carbono dan como resultado niveles de pH más bajos en el agua de mar, haciéndola más ácida. Las aguas con alto dióxido de carbono pueden tener efectos negativos en algunos organismos, como los corales, que construyen sus esqueletos bajo el agua. Estos niveles naturalmente altos de dióxido de carbono que rodean a las Galápagos son un ejemplo actual de las condiciones que se esperan en el resto de los trópicos para la década de 2050.

Las temperaturas del agua caliente son otro factor que afecta a las Galápagos. El evento de calentamiento de 1982-1983 El Niño Oscilación del Sur aumentó la temperatura del agua en las Galápagos 3-4 grados C por encima de las temperaturas máximas habituales del mar. Este calentamiento estresó físicamente a los corales de Galápagos, causando que expulsaran las algas que vivían en sus tejidos y se volvieran completamente blancos o blanqueados. Este y otros eventos similares de blanqueo de corales, junto con los altos niveles de dióxido de carbono que se producen naturalmente, dificultaron que los arrecifes de coral reconstruyeran sus esqueletos de carbonato de calcio. Ninguno de los arrecifes del sur de las Galápagos muestra signos de recuperación y el único arrecife que se recupera es el de la lejana isla del norte, Darwin.

Como ecologista de corales e investigador principal del Programa Nacional de Vigilancia de Arrecifes Coralinos de la NOAA, Derek Manzello reunió una gran cantidad de datos sobre el agua de mar que rodea a las islas Galápagos del sur, pero tenía información limitada sobre el agua de mar de las islas del norte. Gracias a la Fundación del Océano Vivo de Khaled bin Sultan, Manzello y su equipo pudieron aventurarse a Darwin y realizar estudios de campo que comparaban los corales y la química del agua de mar entre las islas del sur y del norte. Descubrieron que en los niveles actuales de acidificación, los corales pueden recuperarse de eventos severamente estresantes, pero su recuperación depende de las condiciones de calidad del agua.

En el estudio de Galápagos, las aguas tienen un pH más bajo y mayores nutrientes en las islas del sur. El equipo midió los cambios en la densidad de los corales para comparar las tasas de crecimiento de los corales en las aguas del sur y del norte. Los corales, al igual que los árboles, tienen un patrón de bandas anuales, que se utiliza para determinar las tasas de crecimiento anual. El equipo de Manzello tomó muestras de núcleos de corales y examinó sus bandas de densidad con un escáner de micro-TC, produciendo imágenes tridimensionales de rayos X. Usando estas imágenes, los científicos observaron tasas de crecimiento anual más saludables y patrones de densidad para los corales en las aguas del norte. Los corales de las aguas del sur, que estaban expuestos a elevados nutrientes y altos niveles de CO2 debido al afloramiento, mostraron un menor crecimiento esquelético.

"Los arrecifes de Galápagos proporcionan una pieza de la ciencia para predecir cómo los arrecifes de coral se enfrentarán al continuo calentamiento y la acidificación del océano." Dice Manzello "Hay otras áreas con altos niveles de dióxido de carbono que no experimentan valores nutritivos tan altos como las Galápagos. Esto nos permite entender cómo la acidificación puede impactar en el futuro de los arrecifes de coral a través de los océanos del mundo".

Con el apoyo de los programas de conservación de los arrecifes de coral y de acidificación del océano de la NOAA, los oceanógrafos de la NOAA pueden evaluar, supervisar y estudiar continuamente los efectos de la acidificación del océano. Aprenda más sobre los esfuerzos de colaboración de AOML en la acidificación oceánica en la Isla de Maug y los Cayos de Florida.

  • Sólo un arrecife sobreviviente de la costa de la isla Darwin en el norte de las islas Galápagos.
    Crédito de la foto: Joshua Feingold

  • Arrecifes de coral frente a la costa de la Isla Floreana en las Islas Galápagos fotografiados en 1976, antes del evento de calentamiento de la Oscilación del Sur El Niño de 1982-1983. Crédito de la foto: Peter Flynn

  • Arrecifes de coral frente a la costa de la isla de Floreana en las Islas Galápagos, fotografiados en 2012, después de que las condiciones ambientales estresantes destruyeran el arrecife. Crédito de la foto: Derek Manzello

Publicado originalmente en enero de 2015 por Shannon Jones