Todos los sistemas están listos para que la NOAA libere un avión no tripulado dentro de un huracán

 

Dr. Joe Cione of AOML's Hurricane Research Division displays the Coyote UAV
Dr. Joe Cione of AOML’s Hurricane Research Division
displays the Coyote UAV (Credit NOAA/AOML)

Los cazadores de huracanes de la NOAA están preparados para entrar en un nuevo capítulo en el uso de sistemas de aviones no tripulados: el despliegue de un avión no tripulado desde un avión dentro de un huracán. A partir del 14 de septiembre de 2014, la flota de aeronaves tripuladas de caza de huracanes de la NOAA volará a su posición para observar cualquier sistema tropical en desarrollo en el Atlántico utilizando esta nueva herramienta. La aeronave no tripulada Coyote será la primera aeronave no tripulada desplegada directamente dentro de un huracán desde un avión cazador de huracanes de la NOAA. El objetivo del Coyote es recoger observaciones de temperatura, presión y viento por debajo de los 3.000 pies, donde las aeronaves tripuladas no pueden volar con seguridad.

El UAS Coyote está listo para salir del P3.
The Coyote UAS is
ready to launch.
(Credit: NOAA/AOML)  

El financiamiento federal posterior al huracán Sandy, la Ley de Asignaciones para el Socorro en Casos de Desastre de 2013, le dio a la NOAA la oportunidad de probar esta nueva tecnología con la esperanza de comprender y evaluar mejor cómo evolucionan e intensifican las tormentas.

Esta nueva aeronave no tripulada hará precisamente eso. La Armada diseñó originalmente el Coyote para la vigilancia marítima. La NOAA lo está usando ahora para la ciencia de los huracanes.

Durante la temporada de huracanes de 2014, el Experimento de Vehículos Aéreos Pequeños no Tripulados pondrá a prueba la capacidad del Coyote en las tormentas, observando lo bien que maneja los vientos fuertes y el duro ambiente de los huracanes.

Los científicos a bordo del avión P-3 Orion de la NOAA desplegarán la aeronave no tripulada de siete libras desde un paracaídas de caída libre en el vientre del avión. El Coyote está diseñado para entonces

El paracaídas de P3 se usó para lanzar el Coyote.
Chute on P3 used to launch the Coyote.
(Credit: NOAA/AOML)  
 

abrir su envergadura de seis pies y volar a través de la tormenta. Puede ser controlado desde kilómetros de distancia, pero será pilotado por científicos a bordo de los P-3. Su diseño relativamente ligero requiere que el Coyote vuele con las corrientes de viento, pero será dirigido hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados para navegar patrones de vuelo específicos para medir el núcleo interno de la tormenta y la actividad de la misma en las altitudes más bajas.

Los huracanes son alimentados por el agua caliente del océano, y la información vital necesaria para comprender mejor y predecir el cambio de intensidad puede descansar cerca de la superficie del mar donde las aeronaves tripuladas no pueden volar. Con su capacidad de volar hasta dos horas en esta región, el Coyote proporcionará datos mucho más completos que los instrumentos meteorológicos tradicionales desplegados por aire, llamados "dropsondes".

La NOAA llevó a cabo una prueba de lanzamiento del coyote desde la aeronave P-3 de la NOAA a principios de septiembre. Ese vuelo exitoso demostró la capacidad de la aeronave no tripulada para salir de la aeronave, desplegar sus alas, ejecutar maniobras de vuelo por recomendación de un piloto de la P-3 y recoger y transmitir observaciones meteorológicas a la P-3.

La tripulación monitorea el UAS Coyote en vuelo desde la estación de pilotaje en el P3.
The crew monitors the in-flight Coyote UAS from the
piloting station on the P3. (Credit: NOAA/AOML)

Además de prestar apoyo para el ensayo de nuevas tecnologías, la Ley de asignaciones para el socorro en casos de desastre de 2013 también proporcionó financiación para evaluar el valor de la incorporación de datos de esos y otros instrumentos a los modelos de previsión de huracanes. El Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la NOAA evaluará la forma en que esas observaciones oceánicas pueden mejorar de la mejor manera posible las previsiones de los cambios de trayectoria e intensidad de los huracanes.

Publicado originalmente en septiembre de 2014 por Shannon Jones