Printer Friendly Version

Volver a la Página de Observaciones de los Ciclones Tropicales | Volver a la Página principal de Preguntas Frecuentes

Pregunta: H7) ¿Cómo se comporta el océano durante el paso de un huracán y cómo se refleja este comportamiento en la tormenta?

Contribución de Joe Cione (HRD)

La primera respuesta directa del océano a un huracán es el enfriamiento de la temperatura superficial del mar (SST por sus siglas en inglés). ¿Cómo ocurre esto? Cuando los vientos fuertes de un huracán en movimiento entran en roce con la superficie del océano, el agua mucho más fría del fondo se agita enfriando así la superficie. El resultado neto es que la SST del océano después del paso de una tormenta puede resultar en el descenso de varios grados centígrados (hasta 10 ° Fahrenheit).

La Figura 1 muestra las SST de entre 25-27 ° C (77-81 ° F) durante varios días después del paso del huracán Georges en 1998. Como muestra la Figura 1, Georges "después de la tormenta” deja tras su paso en el área derecha de la trayectoria del huracán unos 3-5 º C más frío (9.6 ° F) que la SST donde no pasó el sistema al oeste y al sur (es decir, de color rojo/naranja regiones son ~30°C [86°F] ). La magnitud y la distribución de la pauta de enfriamiento se muestra en esta ilustración, la cual es bastante típica para un análisis posterior a la tormenta de SST.

Una advertencia importante a tener en cuenta es que la mayoría de los 5.3°C (6.9°F) de enfriamiento del océano que se muestran en la Figura 1 ocurren también después de que la tormenta se halla alejado de la región (en este caso varios días después de que Georges tocara tierra ). La cantidad de enfriamiento del océano que se produce directamente debajo del huracán, en la región de fuertes vientos de la tormenta es una pregunta para la cual los científicos aún no hallan una respuesta concreta. ¿Por qué? Los huracanes obtienen su energía del agua cálida del océano. Sin embargo, con el fin de obtener una estimación más precisa de cuánta energía se transfiere desde el mar a la tormenta, los científicos necesitan saber las condiciones de temperatura del océano directamente debajo del huracán. Desafortunadamente, con vientos de 150kph+ (100mph+), olas de 20m+ (60 pies+) y nubes cargadas cubiertas, siendo la norma en esta región de la tormenta, medición directa (o ni siquiera indirecta) de las condiciones de SST en la tormenta "del núcleo interno" cuyo medio ambiente es muy raro. Afortunadamente en este caso "muy raro" no significa "una vez en la vida". Recientemente, los científicos de la División de Investigación de Huracanes (HRD por sus siglas en inglés) fueron capaces de tener una mejor idea de cómo la refrigeración de la SST se produce directamente en un huracán al mirar muchas tormentas durante un período de 28 años. Mediante la combinación de estos eventos raros, los científicos de la HRD armaron un "promedio compuesto" del enfriamiento de los océanos directamente bajo la tormenta.

La figura 2 muestra que, en promedio, los patrones de refrigeración son mucho menos después de la tormenta de 3,5°C (9,6°F) tras algunos cálculos que se muestra en la Figura 1. En la mayoría de los casos, la temperatura del océano en un huracán se extiende en alguna parte de entre 0,2 y 1,2ºC (0,4 y 2,2°F) más fría que el medio ambiente marino circundante. Exactamente depende de muchos factores, incluyendo la estructura del océano por debajo de la tormenta (es decir, ubicación), la velocidad de la tormenta, la época del año y en menor medida, la intensidad de tormenta (Cione y Uhlhorn 2003). Mientras que las estimaciones en la Figura 2 representan una mejora dramática cuando se trata de representar con mayor precisión, los patrones de SST y los enfriamientos experimentados en virtud de un huracán, incluso los pequeños errores en de SST eb ek núcleo interno pueden dar lugar a errores de cálculo importantes cuando se trata de evaluar con precisión la cantidad de energía que se transfiere del medio ambiente marino caliente directamente al huracán. Con todos los demás factores iguales, una desviación de 0,5°C (1°F) puede ser la diferencia de entre una tormenta que se intensifica rápidamente a una que se desmorona. Con mucho en juego, los científicos de la HRD y otras instituciones gubernamentales y académicas están trabajando para mejorar nuestra capacidad de estimar con precisión, observar y predecir "por debajo de la tormenta" las condiciones del océano superior. Estos esfuerzos incluyen estudios estadísticos, los esfuerzos de modelos de computadora y mejoras en las capacidades de observación para ayudar a los científicos a evaluar las condiciones térmicas superiores del océano en la tormenta. Con estas mejoras, se cree que las previsiones futuras de la intensificación de los ciclones tropicales, serán muchos mejores.

Referencia

Cione, J. J., and E. W. Uhlhorn, 2003: Sea Surface Temperature Variability in Hurricanes: Implications with Respect to Intensity Change. Monthly Weather Review, 131, 1783-1796.

Última actualización 13 de agosto 2004

Volver a la Página de Observaciones de los Ciclones Tropicales | Volver a la Página principal de Preguntas Frecuentes
Employee Tools
Stay Connected