Printer Friendly Version

Volver a la Página de Mitos de Ciclones Tropicales  | Volver a la Página Principal de Preguntas Frecuentes

Pregunta: C5h) ¿Por qué no intentamos destruir ciclones tropicales llenándolos de partículas higroscópicas?

Contribuido por Neal Dorst

Hygroscópicas se refiere a sustancias que tienden a unir preferentemente con moléculas de vapor de agua. Cualquier persona que ha usado un salero en condiciones húmedas sabe de esto, mientras que la sal higroscópica absorbe el vapor del agua ésta se acumula en la parte superior del salero, obstruyendo los orificios.

Algunas personas han propuesto llenar la corriente que entra al huracán con gránulos de una sustancia higroscópica. Se espera que estos gránulos ayuden formar pequeñas góticas de las nubes, en mayor cantidad que formaran normalmente. Esto tiende a encerrar la humedad en pequeñas gotas, en lugar de permitir la formación de gotas grandes, que tiende a caer como lluvia. Esto trae más peso en la corriente y reduce los vientos del huracán.

Hay varias suposiciones hechas en esta lógica. La primera es que hay muy pocos núcleos de condensación en las nubes (CCN por sus siglas en inglés) disponibles naturalmente. Si no hay, añadiendo más no cambiaría ninguna cosa. La siguiente suposición es que las gotas más pequeñas y numerosas no se unen en grupos más grandes, incluso en la corriente ascendente de la pared del ojo. Y por último, asume que el aumento de peso en estas corrientes ascendentes supere el aumento del calor latente liberado cuando más agua líquida alcance el nivel de congelación. Si menos agua se condensa, más de ésta se congelará.

Estas son muchas suposiciones, y tendría que ser comprobado que son válidas por modelos computarizados primero y después en un campo de pruebas. De otra manera, gastará demasiado dinero y esfuerzo, pero no cambiará un huracán significantemente.

Referencias

Woodcock, A.H., D.C. Blanchard, C.G.H. Rooth, 1963: Salt-Induced Convection and Clouds, J. of Atmos. Sci., 20, 2, pp. 159-169.

Blanchard, D.C., A.H. Woodcock, 1980: The Production, Concentration, and Vertical Distribution of the Sea-salt Aerosol, Ann. NY Acad. Sci., 338, 1, p. 330-347.

Modificado por última vez 11/6/2007

Volver a la Página de Mitos de Ciclones Tropicales | Volver a la Página Principal de Preguntas Frecuentes
Employee Tools
Stay Connected