Printer Friendly Version

Volver a la Página de Mitos de Ciclones Tropicales | Volver a la Página Principal de Preguntas Frecuentes
Pregunta : C2) ¿Los ciclones tropicales se destruyen debido a la fricción sobre la tierra?

(Partes de esta sección fueron escritas por Sim Aberson.)

No. Durante la llegada del huracán, el aumento de la fricción al tocar tierra actúa tanto para disminuir los vientos sostenidos como para aumentar las ráfagas que se sienten en la superficie, algo que parece ser contradictorio (Powell y Houston 1996). Los vientos sostenidos (promedio durante 1 minuto o más) son reducidos a causa del efecto amortiguador por la mayor aspereza de la tierra (e.j. arbustos, árboles, y casas sobre la tierra comparado al océano que es relativamente suave y plano). Las ráfagas son más fuertes porque la turbulencia aumenta y trae vientos mas rápidos hacia la superficie en arranques pequeños (por unos segundos).

De todos modos, después de un par de horas, un ciclón tropical sobre la tierra comenzará a debilitarse rápidamente - no a causa de la fricción - sino debido a la falta de humedad y calor que el océano proporciona a la tormenta. Esta reducción de humedad y calor perjudica la capacidad del ciclón para producir tormentas eléctricas cerca del centro de la tormenta. Sin esta convección, la tormenta se debilita rápidamente.

Una de las primeras simulaciones numéricas hechas (Tuleya y Kurihara 1978) mostró que un huracán que llega a la tierra sobre una región húmeda (e.j. mayormente en pantanos) donde la evaporación superficial no cambia, puede resultar en la intensificación de la tormenta. Sin embargo, un estudio más reciente (Tuleya 1994) que tiene tratamiento de condiciones superficiales más realistas, encontró que aún sobre áreas pantanosas, un huracán se debilitará por la falta de fuentes de calor. De hecho, la naturaleza llevó a cabo este experimento durante Andrew, mientras que corría sobre áreas tan pantanosas como los Everglades, Big Cypress y Corkscrew Swamp en el suroeste de la Florida. Andrew se debilitó dramáticamente: los vientos más rápidos disminuyeron cerca de 33% y la presión al nivel del mar dentro del ojo de la tormenta aumentó 19 mb (Powell y Houston 1996) .

Volver a la Página de Mitos de Ciclones Tropicales | Volver a la Página Principal de Preguntas Frecuentes
Employee Tools
Stay Connected